Análisis – Pokémon Sol & Luna

Título: Pokémon Sol / Pokémon Luna
Desarrollador: Game Freak
Plataforma: Nintendo 3DS
Género: J-RPG
Año de lanzamiento: 2016

Hace casi un año que salió a la venta, y aunque me apresuré a sacar un artículo con las primeras impresiones, el juego quedó relegado a la estantería durante meses. Pokémon Sol empieza muy fuerte, con una puesta en escena espectacular. Se toma su tiempo para que conozcas la región de Alola, inspirada como bien sabéis en Hawaii. Lo que pasa es que el juego también se toma su tiempo para avanzar en la historia.

Eso, junto a que no habilitaron el Banco Pokémon hasta principios de 2017, hizo que tomase la decisión de apartarme del título hasta nuevo aviso. Todo esto ya lo narré, pero para que no tengáis que ir buceando en las decenas de artículos de Los lunes al GOG os lo resumo. Preparé algo denominado “Operación Arca de Noe”, que consistió en pasarme ciertos Pokémon exclusivos (legendarios singulares, mayoritariamente) así como otros tantos algo exóticos para mi equipo.

Este sufrió bastantes cambios a lo largo de la partida, como viene siendo habitual, pero siempre que juego a Pokémon necesito sentirme a gusto con mis seis criaturillas. Vas a tener que estar horas combatiendo con ellas, viéndoles el pelo y todo eso. Y no estaba por la labor de perder la oportunidad de tener un equipo de ensueño. Aunque por mi equipo pasaron bichos tan majetes como un Snorlax, que relegué al PC porque subía de nivel a la velocidad a la que se erosionan las rocas; o un Electabuzz que relegué porque quería su evolución y no hubo manera; o un Salazzleque resultó que no evolucionaba porque era macho. Mi equipo final es digno de todo un nostalfag, como se llama en la comunidad a los que pensamos que cualquier tiempo pasado fue mejor.

El equipo con el que me pasé el juego

Pero bueno, volvamos al juego. Una vez superado el problema del equipo estaba el segundo gran problema: La historia. No hay manera más fina de decirlo, pero es que es aburrida hasta decir basta durante las dos primeras islas. Recordemos que Alola, al estar basada en Hawaii, se divide en cinco islas. Bueno, pues si lográis sobrevivir al aburrimiento de las dos primeras os encontraréis con uno de los mejores argumentos que ha dado la franquicia.

El tema de los Ultraentes, un grupo de Pokémon legendarios me ha parecido todo un acierto que abre un mundo de posibilidades para futuras entregas y localizaciones. Ya sabéis que los análisis son “libres de destripes” así que no pienso entrar más en materia. Lo que no me ha gustado tanto es su manera de capturarlos. Bueno, la manera de capturar a los legendarios en general. Antes había que buscarlos (rollo aves legendarias), o volverte loco buscando y elaborar estrategias basadas en cambios de rutas y repelentes (como con los perros legendarios), pero poco más. Incluso en Pokémon Rubí Omega & Zafiro Alfa lo plantearon mejor con todos los legendarios de generaciones pasadas. Pero aquí, o te dicen directamente dónde están, vas y los atrapas (habiendo en ciertos casos, varios del mismo tipo); o te las puedes ver y desear para dar con ellos.

El tema de la dificultad me ha dejado bastante mosqueado en general. Al principio se siente como un reto, y te motiva. Te quedas en plan “Al fin un juego de Pokémon a mi altura”. Hasta que de ahí pasamos a tácticas basadas en destrozarte con cambios de estado constantemente (Slowking con la habilidad Ritmo Propio me ha dado la vida; y Dragonair con Muda no os quiero ni contar), o a base de repetir una y otra vez el mismo ataque. Me encontré con un Miltank con Desenrollar que me hizo rememorar a cierta líder de gimnasio de Oro y Plata. Pero ahí estaba de nuevo miSlowking con Anulación para darle matarile. Lo que pasa es que el tema de anular movimientos está muy bien, hasta que llegamos a la siguiente fase de la dificulta de Pokémon Sol & Luna que ya me dejó bastante mosca.

El caso es que ya al final, me encontré en combates donde, teniendo ventaja sobre el tipo del rival (tipo planta atacando a tipo fuego, por ejemplo) y sacando diez niveles, me reventaban casi media barra con un ataque “poco eficaz”. Eso sí, luego lanzaba un ataque eficaz y quitaba menos. Y aquí los más fanáticos pueden decirme que bueno, es que las estadísticas y tal. Y no les falta razón pero tío que estamos hablando de la historia. En el competitivo me creo este tipo de pirulas, pero ¿en la historia? Si no quieres que se note la diferencia de nivel, haz que los entrenadores tengan un nivel más alto. Y si hay que tirarse las horas entrenando para subir de nivel como pasaba con la medalla de Ciudad Plateada en la primera generación (en caso de llevar a Pikachu Charmander), pues lo haces. Pero no tires por el camino fácil.

Hubo un combate al final final, ya no recuerdo contra quien, pero que el tío gastaba un tipo Dragón. No recuerdo cuál, la verdad. Metagross o uno de esos. Yo tan contento porque me había traído de X & Y un Dragonair al que había entrenado, evolucionado y preparado porque siempre al final te encuentras al típico brasas, rollo Lance que tiene que llevar ochenta dragones. Y el Tipo Dragón es débil contra sí mismo. Pues ahí estaba mi Dragonite, diez o quince niveles por encima. Y el otro va y ataca primero. Que seguramente fuese más rápido que mi Dragonite y todo lo que tú quieras, pero que me lo mató de un ataque. Ponte tú a combatir con cualquier bicho diez niveles por encima de ti, aunque tengas ventaja sobre el tipo que te revienta. El combate acabó con todo mi equipo debilitado a excepción de Dragonite, sobre el cual había depositado todas mis esperanzas y un último Máx. Revivir. Una vez más el puñetero bicho atacó primero, con tan buena suerte que me quedé con 3 PS. Ahí solo faltaba que el dichoso Dragonite fallara el ataque (que por cierto el tío era cegato), cosa que milagrosamente no ocurrió. Bien está lo que bien acaba.

Pokemon Sol 3

Me gusta que haya dificultad, que ya no sea un paseo como lo fue la sexta generación, porque hace que sudes, que pienses, que sufras y que cuando ves desvanecerse al sexto Pokémon del rival cierres los ojos, suspires y compruebes el LED de la batería, no vaya a apagarse la consola y tengas que repetir. Pero no me gusta que se sienta injusto, y creo que en GameFreak deberían repasar los niveles y reajustarlos. De verdad, si existe una saga donde no me importa perder tiempo subiendo de nivel es en Pokémon. Es la única donde siento que sirve de algo.

Cambiando un poco de tema, me gustaría hablar más sobre Alola y sus Pokémon. No sé el motivo de por qué lo han hecho así, pero este juego apesta a nostalgia. Es como un cebo elaborado específicamente para la gente de mi quinta. Y siendo sinceros, cuando empecé iba con la intención de llevar un equipo con Pokémon de esta generación. Que como veis, no ha sido el caso. Creo que el juego tiene diseños muy chulos, como Lycanroc, Decidueye, Mimikyu o Salazzle y su evolución. Pero a la hora de la verdad sientes que todo lo que hay son RattataZubat, algún Slowpoke al principio y un par de Gastly. No sé, no me ha gustado que hubiera tantísimo bicho de Kanto al principio. Entiendo que se quiera reforzar la idea de las formas, que se ponga énfasis en que el ecosistema se vio afectado por los humanos y todo eso… Pero si me pones a Slowpoke y a Gastlylo que pasa al final es que querré tener en mi equipo a Slowking y a Gengar (el cual es un pepino). Que es lo que acabó pasando.

Pokemon Sol 4

En cuanto a la progresión de la historia, no me ha gustado nada la linealidad de la aventura. No es que sea lineal en sí, porque en el fondo todos los Pokémon son bastante pasilleros a la hora de la verdad. Es que en este juego no existe ninguna sensación de libertad. Y esto, unido a que la historia decide que tiene que avanzar repitiendo una y otra y otra vez el peligro que corre el puñetero Nebulilla, que fulanito es el nieto del mandamás de una isla, que menganita es una cagueta, etc. Al final te dan ganas de tirar el cartucho por la ventana. Insisto: Luego mejora. La brasa la dan igual, de eso no hay quien se libre. Pero por lo menos hay sustancia.

En general me ha gustado el juego, aunque no lo parezca. Se hace ameno, interesante y todo un reto. Y se nota que han querido darle al escenario mayor protagonismo y mayor profundidad. Sientes que de verdad estás en un sitio con su cultura, su historia y sus costumbres. Todo un acierto. No quiero ni pensar cómo será el próximo título de la franquicia pero si siguen por este camino les puede salir un juegazo. Creo que muchas de las novedades que han introducido, como los Ultraentes y todo lo que les rodea, o la cultura de Alola son virtudes que tienen que desarrollar más en la octava generación. Y si corrigen las cosas que han quedado por pulir, como la sensación de libertad, estaremos ante una obra maestra.

Pokemon Sol 5

En general me ha gustado el juego, aunque no lo parezca. Se hace ameno, interesante y todo un reto. Y se nota que han querido darle al escenario mayor protagonismo y mayor profundidad. Sientes que de verdad estás en un sitio con su cultura, su historia y sus costumbres. Todo un acierto. No quiero ni pensar cómo será el próximo título de la franquicia pero si siguen por este camino les puede salir un juegazo. Creo que muchas de las novedades que han introducido, como los Ultraentes y todo lo que les rodea, o la cultura de Alola son virtudes que tienen que desarrollar más en la octava generación. Y si corrigen las cosas que han quedado por pulir, como la sensación de libertad, estaremos ante una obra maestra.

8/10

Un comentario sobre "Análisis – Pokémon Sol & Luna"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s