Especial – Impresiones Madrid Gaming Experience

El fin de semana pasado fue la Madrid Gaming Experience, la feria dedicada a videojuegos que tiene lugar en la capital y que empezó en 2013 bajo el nombre de Madrid Games Week. Luego en 2015 se la llevaron a Barcelona bajo el nombre de Barcelona Games World y desde entonces sobrevive como una feria de fortuna acogiendo a todos aquellos que quieran echar un vistazo. A la feria va cada uno a lo que va, con una intención, con un propósito; un objetivo.

Hay quien va a probar todo lo habido y por haber, quien va a participar en todos los concursos, quien va embaucado por gente como yo y luego estamos los que vamos a mirar qué podemos carroñear de los distintos puestos, qué ofertas hay en lo retro y qué apuestas hay en el mercado indie. Ya sabes, ponte cómodo que nos vamos de ferias.

<!–more–>

GameExp_00

Nosotros cuatro

Fuimos a eso de las 11 porque el día anterior había sido una paliza impresionante y varios de nosotros necesitábamos dormir. Fuimos cuatro: Un par de amigos que me están ayudando a cambiar el blog, mi novia y yo. La verdad es que había una fila descomunal para entrar, pero avanzó lo suficientemente rápido como para no llegar a desesperar a nadie. Luego ya nos revelaron que había otras formas de entrar dentro del recinto. Pero era tarde.

Total que el interior eran dos pabellones: El octavo y el décimo. Lo bueno es que esta vez eran bien hermosos. En uno estaban las tiendas y el ring de la Triple W, quienes ofrecieron un espectáculo. He tenido la suerte de verlos en su “hábitat natural” y no tiene nada que ver, ¿eh? Cuando vas hay un aire chungo a espectáculo clandestino que mola muchísimo. Además puedes beber cerveza y se apalizan como toca en un espectáculo así. ¿Entrada gratuita? Pues creo recordar que así era. Al menos cuando fui el año pasado.

Las tiendas las vi bien preparadas, sobre todo las de juegos retro. Había cosas infladísimas respecto a años anteriores. Las Gameboy y los juegos de Pokémon, por ejemplo (así como los de GameCube) han duplicado su precio en muchísimos casos. Una Gameboy Color que hace un par de años costaba 19€ ahora las ves por 40€ tranquilamente. ¿Y las Advance? Que la mía me costó 6€ mas una carcasa para restaurarla y ahora valen en cualquier estado de 30€ para arriba. Un canteo. Por otro lado, los juegos de PlayStation 2 están en momento de comprar y en PlayStation los Final Fantasy ya no valen lo que hace años, y los juegos en buen estado (hablo de Metal Gear Solid o Silent Hill, los pesos pesados) por 40€ los encontrabas. Y si te vas a eBay ya te digo que no los ves ni por eso. Bueno también se han disparado los de N64, que si los quieres con caja prepárate para pedir financiación.

GameExp_03

The Rufo en su stand.

El resto de puestos eran los típicos de camisetas (las mismas de todos los años con pocas novedades), tazas, peluches y colgantes. A eso no le presté tanta atención porque mi tiempo ha pasado. Salvo por las camisetas, pero ya voy servido. También estaban por aquí los pabellones de dibujantes y artistas. Donde otros años había un buen puñado, me dio pena ver que esta vez había una simple fila que para colmo me costó como diez minutos encontrar porque estaban como en un callejón. Pero en el centro del pabellón. Tremendo. Ahí me hice con un marcapáginas de Vero Rufo, que lleva el blog Artístate y a quien podéis seguir en Twitter desde @TheRufo_ y que es una buena amiga mía.

Pasamos ahora al otro pabellón. Aquí estaba la miga, la risa, la gracia. Y ejerciendo de centro neurálgico, de plaza del pueblo, de zoco, de foro romano, estaba el GAME. Aquí, en el epicentro del mal, intenté ver si me compraba algo. Pero un niño rata (y mira que intento evitar el término para “no herir sensibilidades”) y digo bien: Un NIÑO RATA me empezó a empujar de forma inhumana. Que lo miraba y pensaba “¿Y este moco? ¿Sabe que como le empuje yo a él le mando al otro pabellón?” Pero bueno, hay que tener paciencia con los pequeños y como sabía que no iba a ver nada que quisiese comprar, me marché para no volver.

GamingExp_01

Nosotros posando con una enfermera de Silent Hill 2.

Ahí estaba la zona de los eSports, tema tabú en mi blog, la zona de PlayStation, un sitio lleno de coches de rally (incluido el Ford Focus de Carlos Sainz) que intuyo era la zona de la otra consola, la de Microsoft. Y luego estaba la zona Nintendo con mogollón de Switch para probar e incluso una gymkhana que si completabas te permitía participar en el sorteo de una Nintendo Switch. Había también un photocall con mogollón de novias, y si te hacías una foto entrabas en otro sorteo. La verdad que Nintendo se portó bastante bastante bien.

Lo más destacable de Sony fue su realidad virtual. Sobre todo si decides vivir al límite la experiencia de Gran Turismo. Pero ya puedes ser un frikazo de verdad del Gran Turismo. Concretamente un frikazo con pasta. Porque el volante -solo el volante- te cuesta 800€.

Donde más tiempo pasé yo fue en la zona indie y en la zona de Avance. Que he de decir que es el peor nombre que he visto para una editorial de videojuegos después de Análisis. Porque estás fúqued para posicionarte en Google. Hasta el punto que no tengo ni puñetera idea de cuál es su web. Pero vayamos al grano. ¿Por qué estuve ahí?

Porque tenían juegos chachis que probar, y bastantes ni siquiera los había visto. Y no os miento si os digo que voy a terminar comprándome varias cosas suyas. ¿Los nuevos FX Interactive? Solo el tiempo dirá. ¿Una excursión a sus oficinas? Ojalá me dejen. ¿Y qué pude probar así chulo? Pues El Conde Lucanor, que nos lo van a traer en físico. Suya es la edición chachi pistachi de Candle, esa que te viene con acuarelas y demás parafernalias. Además, según tengo entendido, la edición especial del Conde Lucanor va a estar MUY limitada.

También se encargan de traernos juegos como AER Memories of OldPharaonic (lo cual me vendieron como un Dark Souls, atrayendo la atención de toda la gente de alrededor) o SEVEN The long days gone que es un juego -atentos eh- de infiltración… con vista cenital. Toma YA. Por fin juntos. Ese cae fijo.

Vale a ver, el trailer es un poco mierdis porque ver a un tío andando en distintos emplazamientos como si fuera el amo y señor del mundo no entra en la lógica del sigilo. Salvo cuando ya has limpiado la zona y te quieres dar todo el gustazo. Pero vamos que para un trailer no me enseñes eso. Luego tenían un juego de granja que os aseguro hizo que me replantease mi vida y me preguntase qué estaba haciendo. Por qué estaba en una feria arando el campo con un tractor. ¡Ah sí! ¡Más juegos interesantes! Por favor, el Unbox, ese GRAN desconocido que me habría comprado YA si no tuviese una lista infame de juegos pendientes. Atentos eh, atentos con el trailer:

Música isleña, explosiones, cajas… ¡Mola! El juego trata de salvar la “mensajería estándar”. Esperemos que haya un mod donde los malos sean SEUR o Correos Express.

La zona indie me decepcionó muchísimo. Noté falta de proactividad en cuanto a captar gente. Yo puedo pasearme ochenta veces delante de un sitio con intención de jugar, que si los desarrolladores están hablando entre ellos, a otras cosas, mirando las musarañas o simplemente no están (cuando no estaban tampoco había mucho que hacer porque se llevan los equipos) pues no voy a jugar. Soy de esos que o me arrastras o no voy. Aún así pude hablar con el desarrollador de Herrero Games, un buen hombre que está trabajando él solo en un videojuego llamado Mercury Race, con estética así a lo Tron. De carreras, bastante resultón. Espera lanzarlo en Steam a principios de 2018 y ¡desde aquí tiene todo mi apoyo!

La mayor decepción en este sentido me la llevé con Blasphemous. Mucho cartel diciendo que es el juego más financiado por Kickstarter pero no tenían nada. Vamos que para mí decían: “¡Miradnos! ¡Hemos logrado más pasta que todos los demás que están aquí, pero no hemos sido capaces de sacarle partido y enseñaros algo más que unos bocetos en bucle en un monitor! ¡Somos guays!” Pues molt bé, pues adiós.

En el resto de títulos hubo mayoría de juegos con estética 8-bits (casi todos). Y me llamó muchísimo la atención uno que parecía el típico Beat ‘em up ochentero con aires al Full Throttle (ya sé que es de otro género, pero creédme). La conclusión por mi parte es que la feria se ha masificado bastante, hasta límites insospechados. Hay muchísima gente en todas partes y bueno, supongo que alguien que disfrute con los eSports podrá sacarle mucho más partido a la feria. La zona indie era pequeñísima en comparación con años anteriores (y os voy a poner una foto con todos los desarrolladores que estuvimos en 2015 para que entendáis que este año había 9 estudios o así).

GameExp_04

Y los “grandes” realmente no trajeron novedades o cosas chulas que digas “¡guau!”, pero creo que sí tienen el potencial para acabar siendo algo chulo. Y esperemos que Ubisoft, Bandai Namco y todos estos acaben volviendo también porque eran la auténtica salud.

Un comentario sobre "Especial – Impresiones Madrid Gaming Experience"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s