Análisis – Assassin’s Creed IV Black Flag

Título: Assassin’s Creed IV Black Flag
Desarrollador: Ubisoft en general
Plataforma: PC (versión analizada); PS3; PS4; Xbox One; Xbox 360; Wii U
Género: Acción ; Aventura
Año de lanzamiento: 2013

Lo mío con la saga Assassin’s Creed es una historia de amor odio muy descarada. Porque hay entregas que me han flipado como Assassin’s Creed 2  y sí, no lo voy a negar, Unity; pero luego ha habido entregas como la primera que me pareció tan infumable que no pude acabar. Luego está Assassin’s Creed que si queréis un día os explico por qué es un truñazo de 17Gb.

Pero hoy no estamos aquí para hablar de ninguna de esas entregas. Estamos aquí para hablar de la que, para muchos, es la mejor entrega de la serie. O por lo menos lo era hasta la llegada de Assassin’s Creed Origins. Supongo que no os pilla por sorpresa si digo que hablamos de Black Flag. Por aquello de que hay una imagen con el nombre y el mismo título de esta entrada no deja mucho lugar a la imaginación.

Black Flag 2

Bueno pues qué queréis que os diga. Que estamos ante una entrega que me parece que empieza muy fuerte pero que va cayendo en desgracia según se suceden las misiones. No es un mal juego, eso lo quiero dejar claro desde ya. Pero tampoco es aquí una obra maestra. Cuando empiezas a jugar es cierto que todo el tema barcos sorprende muchísimo y le da un toque al juego que hace que enganche.

Las batallas navales son una locura. Hubo un momento, ya casi al final, donde estaba atacando una fortaleza mientras se había desatado la madre de todas las tormentas. Pero que había tornados y todo. Y ahí estaba yo, escuchando el griterío de la tripulación: “¡Nos disparan!”; “¡Ola grande a estribor!” Esto me dejó muy loco porque a estribor estaba la fortaleza que trataba de conquistar. Y creedme que después de quince horas escuchando “babor” y “estribor” acabas aprendiéndote que lo primero equivale a la izquierda y lo segundo a la derecha. El caso es que llegas a meterte muchísimo, porque lo de ir esquivando tornados mientras te lanzan de todo al mismo tiempo que tienes que encarar una ola enorme (pero ENORME) es una experiencia brutal.

Black Flag 1

Es lo que más he disfrutado, sin duda. Pero luego tiene todo lo que la serie no ha sido capaz de corregir durante ¿seis entregas? Porque esta es la cuarta numerada, pero hay que sumar otras dos, que son Brotherhood y Revelations.

El control de Edward es horroroso. Horroroso. Es que no ha habido ni una vez que haya muerto por la dificultad de los combates, o del propio entorno. No es que haya saltado a por una cornisa y haya calculado mal la distancia como puede pasarte en un Tomb Raider. Es que las veces que se me ha escapado un objetivo o he muerto ha sido exclusivamente porque el control es absolutamente cancerígeno. Y mira, en la segunda entrega ya no entiendo que el control sea malo. Porque hablamos de una compañía multimillonaria. Si ya no lo entiendo tratándose de la segunda, siendo la SÉPTIMA ENTREGA es que tiene delito. Es que se han empeñado en que sea así. Es que esto lo han probado decenas de beta testers (que seguramente se quejaron de lo ruinoso que es esto) y alguien pasó olímpicamente de ellos durante SIETE entregas.

Luego está la historia. Ay Señor la historia de Black Flag. No vas a ver un juego con más relleno en mucho tiempo. Porque el juego básicamente te narra cómo Edward Kenway, el protagonista, se convierte en un asesino y encuentra un sitio llamado El Observatorio. Y al principio presté atención, de verdad. Porque el tipo se pone un traje de asesino que le roba a un muerto y se hace pasar por un miembro de la orden.

Black Flag 5

Una orden tan secreta que te pones un traje y con escuchar que el muerto tenía que ver a un Gobernador ya estás ahí metido en todo el rollo este de templarios contra asesinos. Ahí si metemos la directa. Pero luego las cinemáticas que te explican el pasado de Kenway y que se quedan a medias que no falten. O que no falte la trama de Abstergo que a nadie le importa. Señores de Ubisoft, ¡que a NADIE le importa Abstergo! Y a nadie le importa porque en un juego de unas 20h donde estás flipando con ser un pirata, cortáis todo el puñetero ritmo narrativo para que nos paseemos por unas oficinas mientras nos están amenazando porque sabe Dios el motivo.

Hay una cosa de la historia que la gente ha criticado. Pero chicos, que hay que estar atentos a la historia, que esto justo  se explica. Yo entiendo que es difícil mantener la atención en Black Flag con tanto relleno, pero lo que se viene sí que se explica. He leído y oído críticas al hecho de que “Ezio se pasa toda su vida entrenando para ser un asesino y Edward se pone el traje y ya adquiere todas su habilidades”. A ver, al César lo que es del César. Edward tiene las habilidades acrobáticas propias de los asesinos porque, como se explica al principio, se ha pasado la vida en barcos, moviéndose por los mástiles y todo eso. Y saqueando, que es importante para las habilidades pertinentes de las que depende el asesinar con cierto éxito. Aquí además viene muy bien el refrán que dice que “el hábito no hace al monje”. Porque Edward viste como un asesino, se mueve como un asesino y hace misiones para un asesino. Pero no es un asesino de buenas a primeras.

Black Flag 4

Siguiendo con las cosas que están mal, que no me gusta ir defendiendo mucho a Ubisoft que dicen que todo lo malo se pega. Para quien no haya jugado este juego y no sepa muy bien de qué va todo esto (que sé que lo estoy dando por sentado): Edward es un pirata de poca monta cuyo deseo es ser rico. Chocante, pero aquí viene lo mejor: Se encuentra a un asesino, lo persigue, lo mata y se queda con su cochambroso traje porque se piensa que va a hacerse rico fácilmente. Se cuela en un sitio petado a templarios porque el muerto tenía pensado traicionar a su orden, pasan cosas y Edward acaba en una carrera contrarreloj contra los templarios por encontrar El Observatorio.

No sé vosotros pero, ¿qué tal un cambio de bando? ¿Qué tal ciertas dudas? ¿Qué tal, ya que lo que le motiva es el dinero, jugar con su conciencia? ¿O que le tienten los templarios? Porque le venden la idea de que “la ley de los asesinos es que hagan lo que les dé la gana” que resulta no ser cierto porque sí que hay ciertas normas. Ojo que a lo mejor me he perdido todos estos giros en la trama por culpa de los niveles burocráticos, no lo descarto.

Si antes de contar cómo va la historia os contaba cómo no iba el control, ahora pasamos a las mecánicas. Todo lo relacionado con los barcos es la leche. Es tan bueno y divertido que la parte Assassin’s se hace pesada. Porque las misiones no varían en nada desde el primer título. Sigue a Fulanito sin que te vea, infíltrate en tal sitio y mata a Menganito… Luego hay mogollón de añadidos para que te distraigas y no sientas que todo es súper repetitivo. Que si cofres, que si caza de tiburones y ballenas, que si partituras, que si trocitos de Abstergo, que si las dichosas atalayas…

Black Flag 3

Reconozco que al principio era de ir a por todo en plan enfermedad mental. Pero es que todo se resume a consultar el mapa, ver dónde está todo y pasearte recogiendo cosas. Y a mí me acabó cansando. Si el juego durase la mitad, a mí por lo menos no se me habría hecho tan repetitivo. Porque es cierto que alternando bien las misiones de los barcos con las misiones en tierra, el juego no se hace tan pesado. Pero no dejan que la historia vaya por donde tiene que ir. Infiltrarse es dificilísimo debido al control tan malo que tiene. Pero es que ir a lo loco resulta fácil porque el combate es tontísimo. Y si encima usas cachivaches como bombas de humo, las pistolas, ya es que eres invencible.

Siento que en Ubisoft en vez de pararse a ver que las mecánicas a la larga no funcionan, se dedican a meter mil cosas para maquillarlo. No es tan complicado hacer que funcionen. Jugad más con ellas, presentad más situaciones donde puedan utilizarse, ¡algo!

Lo que es arena de otro costal es la optimización en PC. En su momento no tuve ningún problema a la hora de jugar a Assassin’s Creed Unity, que usaba motor nuevo y todo nuevo y muy nuevo; pero es que este Black Flag me ha metido unas rascadas tremebundas. Y no es que sea un fanático de los frames ni nada de eso, que a mí me pones un juego y me da igual si va a 30 o 60 mientras sea divertido. Pero es que aquí vaya tela. Y como digo, que entregas posteriores me hayan ido mejor con el mismo equipo… En fin. Inexplicable.

El juego bajo mi punto de vista no da para más. Podría alargarme contando todo lo que “puedes hacer”, que si mejorar el barco, comprar trajes, etc. Pero es que me parecen añadidos muy tontos que no logran solventar el problema que hay en el juego: La repetitividad. Incluso las partes en barco acaban siendo tediosas al final.

Si no se es muy fan de la serie no es que compense demasiado jugarlo, a decir verdad. Sí, al principio engancha y mola. Pero con el transcurrir de las horas acaba cansando. Para alguien que nunca haya jugado a la serie yo recomendaría Assassin’s Creed 2 (sin haber probado Origins, que puede que sea una mejor opción) antes que este Black Flag. No obstante oye, tampoco es una entrega tan mala ni un juego tan horrible. Siempre que lo juegues en consolas, supongo.

6/10

3 comentarios sobre “Análisis – Assassin’s Creed IV Black Flag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s