Análisis – Batman: Arkham Origins

Título: Batman: Arkham Origins
Desarrollador: Warner Bros. Interactive Entertainment
Plataforma: PC (versión analizada); PS3; Xbox 360; Wii U
Género: Beat ‘em up
Año de lanzamiento: 2013

Nota: Todavía no he jugado a Arkham Knight, por lo que cuando digo que este juego me parece “el peor” o “el mejor” en algo, hablo siempre de la serie en general, pero excluyendo este título.

Que Batman Arkham Asylum fue una sorpresa es algo que ya se debería estudiar en una hipotética asignatura de Historia de los Videojuegos. Porque lo último que se había hecho del caballero oscuro de Gotham eran el primer Lego Batman, Batman Vengeance y Batman Dark Tomorrow. Que no es que fuesen especialmente buenos. Bueno el de Lego sí pero no es que sea un juego de Batman como tal.

Luego vino la gente de Rocksteady y nos dejó a todos flipando en colores con el susodicho Arkham Asylum. El título, basado en gran medida en El largo Halloween, tuvo una secuela, Arkham City que supo estar a la altura. Luego vino este Arkham Origins, que si veis la ficha, no ha sido desarrollado por Rocksteady, sino por Warner Bros. Y madre mía si se nota.

ArkamOr4

Ojo, que no quiero decir que lo hayan hecho mal porque tiene los mejores combates contra jefes de todos los Arkham que he jugado. Se nota muchísimo que han tenido ideas cojonudas. Pero que por un motivo u otro no se han atrevido a lanzarse a la piscina. El combate contra Deathstroke es brutal. Y la parte final en el hotel… Buff.

Por desgracia todo esto son solo retazos, pinceladas de todo el potencial que esconde el juego. No sé si lo han hecho por miedo o simplemente han querido ir a lo seguro pero es una lástima. La jugabilidad es muy continuista en Arkham Origins. Tiene el mismo sistema de combate heredado de las dos primeras entregas, la misma mecánica (aunque mucho menos aprovechada) de ocultarse en los altillos para poder acabar con tus enemigos y volverles locos; tenemos los coleccionables que casi nadie consigue de Enigma…

A lo mejor me equivoco pero el mapa es también bastante similar al de Arkham City, aunque este juego me lo pasé hace unos años y no pondría la mano en el fuego. El plantel de personajes es un poco menos conocido por el público general que en entregas anteriores. Tenemos a Deathstroke, Copperhead, Luciérnaga, el Sombrerero Loco… Pero también hay pesos pesados como el Pingüino, Bane o Enigma.

ArkamOr1

La trama es bastante interesante y ayuda a que el juego enganche. Es Nochebuena, y Máscara Negra ofrece 50 millones de dólares por la cabeza de Batman. Con esto, un puñado de los asesinos más letales del mundo (entre los que se encuentran los mencionados Deathstroke o Copperhead) llegan a Gotham con la intención de cobrar la recompensa. Las cosas van mejorando según nos vamos dando cuenta de que Máscara Negra hace cosas un poco raras. La historia bebe de la novela gráfica Batman Año Uno. Las relaciones de los personajes se han construido teniendo en cuenta El hombre que ríe y también en parte El largo Halloween.

Estas influencias se notan porque otorgan al juego de bastante calidad bajo mi punto de vista. Por ejemplo: La relación entre Gordon y Batman y cómo esta se desarrolla y evoluciona me ha encantado; la presentación de cierto personaje que me ha parecido brutal o la escena final en la capilla…

Luego tenemos a Batman, que se ve totalmente superado por las circunstancias desde el primer momento. Y no es que sea precisamente un Batman “curtido”. Si antes os decía que narrativamente el juego bebe de Año Uno se dice que Arkham Origins se sitúa en un “Año Dos”, y tiene que aprender a lidiar con todo lo nuevo que se viene a Gotham. Aprender que, le guste o no, tiene que aprender a confiar en algunas personas del mismo modo que confía en Alfred. Y este dilema de si confiar o no en según quién es el pilar central en la propia trama del murciélago.

ArkamOr3

Mención aparte merece la banda sonora. El uso tan dramático y tan oscuro que le dan al Villancico de las Campanas es espectacular. La manera de introducrlo en los momentos clave de la historia mientras van tensando la cuerda, mientras todo va a más y se desquicia en plena noche de Navidad… ¡Es que es brillante! Esos momentos en losque los chicos de Warner se vienen arriba son, de lejos, los mejores de toda la aventura. En mi humilde opinión suben muchísimo el listón con respecto a los títulos predecesores: Arkham Asylum y City. Así, avanzar por las mismas mecánicas es mucho más ameno.

Lo que pasa es que cuando te pones a leer sobre cómo querían que fuese el juego y cómo ha quedado, es inevitable que pese a todo, se te caiga el alma a los pies. Porque pensaron en meter a Superman, Flash, Wonder Woman… Sin embargo tengo que hacer hincapié en lo dicho anteriormente: Lo que más duele es ver cómo se montan unos combates geniales, cómo la trama llega a molar lo indecible en según qué momentos; es saber que había muy buenas ideas que no han implementado. Y sí, me repito más que el ajo pero es que da muchísima rabia que se parezca tantísimo a Arkham City.

Es cierto que por suerte Batman Arkham Origins no sufre unas malas mecánicas. No es como el caso de Assassin’s Creed, cuya cuarta entrega numerada analicé hace poco. Tarda en arrancar, eso sí, y toda la parte del principio con el Pingüino se me hizo algo más pesada. Incluso dejé el juego un tiempo para dedicarme a otros títulos. Pero una vez lo cogí con ganas, no lo solté hasta acabarlo.

ArkamOr2

Tampoco sientes que la historia y la jugabilidad se pisoteen. Avanzas cuando hay que avanzar sin constantes interrupciones y atiendes cuando hay que atender permitiéndote el tiempo justo para reponer fuerzas y descansar. Además siempre que hay una cinemática, pasa algo. Por lo que no tienes la sensación de que te estén alargando la historia tontamente o que te estén tomando el pelo de alguna manera.

Personalmente me ha parecido mejor que Arkham City, y si no digo que supera al original, sea muy posiblemente, por el “efecto nostalgia”. Quizás ahora me instalo Arkham Asylum y me llevo las manos a la cabeza. ¿Quién sabe? Lo que es independiente de las comparaciones es que se trata de un buen juego. Un muy buen juego que aunque no innova demasiado ofrece auténticos momentazos y los mejores combates que he visto en la serie.

Hay que entender que los Arkham han marcado un punto de inflexión en los videojuegos de Batman del mismo modo que sucedió con las películas de Tim Burton en un primer momento y más tarde con la trilogía de Nolan, que tuvo que venir a arreglar la que había liado Joel Schumacher. Teniendo la calidad que tienen debo recomendar la serie entera a aquellos que, tanto si disfrutan de Batman como de los videojuegos, todavía no

Después de haber disfrutado como lo he hecho de este Arkham Origins reconozco que tengo más ganas que nunca de lanzarme a por Arkham Knight. Eso sí, en PlayStation 4 que la versión de PC por lo que sé no llegó a arreglarse del todo.

3 comentarios sobre “Análisis – Batman: Arkham Origins

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s