Análisis – Shadow Tactics: Blades of the Shogun

Título: Shadow Tactics: Blades of the Shogun
Desarrollador: Mimimi Productions
Plataforma: PC ; PS4 ; XOne
Género: Acción Táctica
Año de lanzamiento: 2016

Hay ciertas frases que se han quedado grabadas a fuego en la memoria de muchos de nosotros. “¡Oído cocina!”, “¡Sí señor!”, “Alarm! Ein verletzte!” Sí, son del Commandos. El juego revolucionó el panorama español e internacional y Pyro Studios logró hacerse todo un nombre en la industria. Un nombre que ha pasado a la Historia, por desgracia. El género táctico en tiempo real quedó totalmente huérfano y no he conocido desde entonces ningún juego que fuera remotamente similar.

Hasta que conocí Shadow Tactics.

Imagina un Commandos pero en el Japón feudal. Con traiciones, samuráis, honor y todo eso. ¿Ya? Ahora pregúntate cómo has podido no saber nada de este juego desde que salió en diciembre de 2016.

Shadow Tactics 2018-02-20 17-09-15-64

El juego nos permite controlar a un total de cinco personajes con diferentes habilidades y características. Muchas de las cuales resultarán familiares si se ha jugado a Commandos. Aiko es similar al espía: Se puede disfrazar y distraer enemigos o patrullas para luego matarlos o simplemente que otro personaje pueda pasar por una zona vigilada. Yuki es una niña y debo decir que es, de lejos, el personaje más absolutamente letal que tiene el juego. Es ágil, rápida, pequeña y pone trampas. Una suerte de zapador pero mucho mejor. Su habilidad para tender emboscadas se ve reforzada con su capacidad para llamar la atención con una especie de flauta. ¿Su problema? No es que sea la mejor escondiendo cuerpos; además tiene menos salud.

Que por mi parte debo decir que lo de la salud me ha dado igual. Tengo un problema con los juegos donde hay que infiltrarse en algún sitio y hacer algo, como Splinter Cell, Hitman o este. Que me vuelvo un enfermo mental de la perfección y tengo que pasarme los niveles sin que me vean. Lo demás me da igual. ¿Qué hay que matar a todos? Pues se mata a todos. ¿Que hay que estar tres horas por nivel? Pues estoy tres horas por nivel. Es que lo peor de esto que cuando me ha dado la vena, me he cabreado y me he pasado el nivel “a malas” me empieza a remorder la conciencia y tengo que volver a empezar para apaciguar mi culpabilidad.

Shadow Tactics 2018-02-11 14-01-06-64

Volviendo a los personajes, todos están igual de bien balanceados con sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Me ha gustado muchísimo en ese aspecto y el abanico de posibilidades que se abre ante el jugador que sepa combinar al equipo es muy amplio. Y mortal. Un añadido a esta clase de juegos que me ha parecido un acierto y una maravilla es el llamado Modo Sombra. ¿Qué en qué consiste? Supongamos que quieres distraer a un enemigo tirando una piedra para que otro personaje pase corriendo. Vas muy justo de tiempo y no quieres perder ni un segundo seleccionando personaje y todo eso. O que hay dos guardias juntos que quieres eliminar a la vez. Pues te presentamos el nuevo Modo Sombra. Aquí podéis incluir testimonios de teletienda si queréis pero os digo uno de verdad: Es maravilloso. Yo ya no concibo un juego así sin este modo. Poder sincronizar a la perfección a tus personajes es otro nivel de enfermedad que te hará reclinarte sobre el asiento mascullando un aprobatorio “hmph”.

No obstante el juego no está carente de fallos. No creo que esto que voy a criticar sea un fallo pero ciertamente ha sido algo que no me ha convencido. Ha habido muchísimos momentos en los que para limpiar una zona o avanzar sin ser visto he tenido que recurrir a zonas muertas. Lugares, o mejor dicho: Píxeles, donde nadie miraba. Me dedicaba a atraer ahí a los enemigos bien con Yuki bien con el mapache de otro personaje y matarlos ahí. Justo ahí. En ese píxel en ese momento. La zona es tan pequeña que no sentía que estuviera haciendo algo “bien hecho”, sino más bien que estaba aprovechándome de un fallo. Como si los desarrolladores hubieran descuidado esa zona sin querer.

Shadow Tactics 2018-02-11 14-35-11-74

Esto que cuento no ocurre siempre pero sí a menudo. Y del mismo modo que me encantaba escabullirme de las miradas aviesas de los guardias y pasar delante de ellos justo cuando no miraban, recurrir a zonas muertas no ha sido del todo satisfactorio.

Me ha pasado igual en otro nivel, no sé si era el quinto pero por ahí. El objetivo es matar a un tipo que se dedica a ir de Gordon Ramsay por su jardín criticando cada té que le sirven. Pues bien, el juego propone dos maneras de acabar con él. Repito: Propone. Y yo me dije “Va, que se noten esas horas al Hitman.” ¿Recordáis cuando dije que soy un enfermo de estos juegos? Pues os explico: Aparecemos a las afueras de una mansión fortificada. Estamos en una especie de zona residencial así rollo Japón feudal, rodeados de casuchas y campesinos inmersos en la faena diaria. En sus quehaceres que se dice. En la descripción de la misión explican que el objetivo sale a pasear a un jardín rodeado de guardias y con cuatro guardaespaldas. Cuatro guardaespaldas tochos para los que no sirve matarlos a cuchillo. Necesitas o una estrategia o un personaje que no está en esta misión.

Shadow Tactics 2018-02-11 14-40-16-57

Mi idea era la siguiente. Recordemos que me había crecido. Había crujido cada dedo de mis manos, cada centímetro de mi cuello y tenía el puro preparado para celebrar la victoria. Miré con orgullo el retrato de George Patton que tenía sobre el escritorio: “No le fallaré, señor”, dije. Jamás he conocido un hombre con tanta percha tras diez chupitos de tequila. Además él no era de rodajitas de limón, no. Él le pegaba un mordisco al limón directamente. Su ruda mirada desprendió, a través del tiempo y del espacio, un brilli-brilli aprobatorio. Tenía su beneplácito. Era como esos juegos de rol en los que por observar una efigie esta te imbuye en una suerte de poder arcano. Algo húmedo surcaba mis mejillas. Una lágrima. “¡O-h!”, me dije. La emoción podía conmigo pero no quería cantar victoria demasiado pronto. Fruncí el ceño, seleccioné a Yuki y me dispuse a matar al menor número posible de guardias para llegar a mi objetivo. Sería un trabajo limpio. Joder sería un trabajo tan jod**** limpio que la expresión “trabajo limpio” nacería esa misma tarde en el Japón feudal.

Las casuchas en las que empieza el nivel daban a una muralla fuertemente vigilada pero rápidamente di con un fallo en la seguridad. Solo tenía que acercarme con Hayato, el ninja, para distraer a un soldado en un momento concreto. A partir de ahí, sería cosa de Yuki. O como la llamarían las leyendas: Jigoku Shoujo. La hacedora de nandas. Una vez hube cruzado la muralla, todavía quedaba adentrarme en el jardín. Elaboré una ruta cronometrada al milímetro. Y cuando digo al milímetro, lo digo en serio. Estudié cada patrulla hasta ver el momento exacto en el que podía cruzar de una zona a otra. Y llegué a los muros de la mansión sin bajas.

ShadowTactics3

Subí a los tejados y con el mismo sigilo que había caracterizado el resto de la misión, me deslicé entre las sombras. Finalmente, mi objetivo estaba a la vista. Había logrado llegar hasta un arbusto del jardín por donde paseaba  el futuro cadáver. Cada minuto, aproximadamente, pasaba por el mismo sitio en dirección a una isla situada al sudeste. Justo cuando empezaba a cruzar un puente, había unos segundos en los que nadie miraba. A la vuelta siempre iba el primero y siempre pasaba por el mismo sitio. Solo me quedaba poner una trampa y largarme de ahí por donde había venido. Fácil y para toda la familia. Entrar y salir. Pim, pam. Solo quedaba sincronizar la muerte con el preciso instante en que encendiese el puro mientras susurraba “Perfecto”. Después me voltearía a la foto de Patton, le saludaría así en plan militar y gritaría: “Nanda!” Porque, efectivamente, Patton tendría algo en la mejilla. Una lágrima de emoción. Mi victoria habría roto las barreras impuestas por las leyes del continuo espacio-tiempo. Pero en aquella tarde de perfección todo era posible.

¿O no?

ShadowTactics1

Porque hay un “pero” en toda esta historia. Un único “pero”. Consulté mi reloj de bolsillo igual al que lleva el Décimo Doctor en los episodios Naturaleza humana y Familia de sangre. Era el momento de acercar la cerilla al puro. Luego esbozaría una media sonrisa a lo Paul Newman y diría mi frase. Acto seguido me reclinaría en la silla y miraría mi puro mientras exhalaba el humo. Recordaría entonces las risas que nos echábamos Kennedy, Hemingway y yo en aquel chiringuito de Puerto Rico. Total, que el objetivo iba a caer en la trampa. Solo un segundo más, un paso. Y finalmente la pisó. El plan perfecto. Un trabajo limpio. Los cuatro guardaespaldas gritarían “Nanda!” al unísono. Aquel hito sería conocido como La tarde de los Nandas largos. Pero pasó algo. La trampa NO funcionó. Miento, funcionar funcionó. Claro que funcionó maldita sea. Pero no le mató. ¿Por qué? Bueno, la verdadera razón la desconozco. Pero tengo mi teoría. ¿Recordáis que dije que los guardaespaldas requerían de una estrategia? Bien, pues es verdad. Son Samuráis, y con ellos no funcionan las trampas de Yuki, ni los surikens de Hayato ni nada de eso. ¿El problema? Que realmente no hay nada que te diga que ese objetivo es inmune. Finalmente me vi obligado a ejecutar una de las “sugerencias” del juego. No os lo perdonaré jamás, Mimimi. Jamás.

La moraleja de esta historia es que hay momentos en los que he sentido la mano del desarrollador demasiado. Existen formas muy chulas de pasarse las misiones; por ejemplo la última misión me la pasé en unos diez minutos y cargándome a, literalmente, cuatro guardias. Usando solo la mitad de los personajes.

ShadowTactics4

Aun así, ¿merece la pena el juego? Sin duda. La nota hablará por sí sola. Visualmente es una delicia y cada nivel entra por los ojos siendo muy distintos entre ellos. Desde jardines con cerezos en flor a montañas nevadas o ciudades iluminadas por farolillos. Cada nivel es una delicia visual indiscutible. Además, el estilo de las texturas, semejando la tinta china me ha parecido increíble. Como si todo el juego se hubiera arrancado directamente de uno de esos grabados japoneses de la época.

La música y el doblaje son alucinantes y están tan cuidados como podrían estarlo en juegos de mayor presupuesto. La banda sonora es que es una delicia y encaja a la perfección con el conjunto. Pocas veces he visto que este apartado quede tan bien en un título indie. Evidentemente no llega a los niveles de otras obras. No es que sean unas canciones epiquísimas, pero la ejecución y la calidad sí que están a unos niveles sobresalientes. También es el caso del doblaje, por cierto. Las voces están en inglés y japonés. He visto algún video con las voces en inglés y son muy buenas, pero el japonés me ha gustado muchísimo más. Es como me he pasado el juego y como dije en su día del Yakuza 0, no es el típico doblaje sobreactuado. Obviamente hay momentos donde sí se exagera pero la tónica general no es esa. Y me ha gustado mucho.

ShadowTactics2

En general Shadow Tactics es un auténtico juegazo. Uno de esos títulos que por desgracia no son excesivamente conocidos pero que deberían serlo. Es cierto que no es para todos los públicos, ojo. Si uno decide adentrarse en sus misiones que prepare el alma para ejercitar la virtud de la paciencia. El prueba-error está a la orden del día y más de una y de dos veces vamos a estar quince o veinte minutos mirando el nivel con cara de circunstancias preguntándonos qué haría Patton y maldiciendo la falta de tanques. También nos acordaremos del linaje de los desarrolladores pero eso solo provoca que, con la paciencia y la sangre fría adecuadas, la victoria se saboree muchísimo más.

9/10

Gabi’s Seal of Approval

Un comentario en “Análisis – Shadow Tactics: Blades of the Shogun”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s