¿Son los videojuegos los culpables de los tiroteos en institutos?

Si hay algo que tiene Donald Trump, son detractores. Y quien me conoce sabe que no me gusta mezclar videojuegos con política o cualquier clase de activismo. Los videojuegos están pensados, o así creo yo, para disfrutarlos. No es nuevo que haya quien culpe a la industria del entretenimiento electrónico de cualquier mal que pueda asolar a la sociedad. A lo largo de las últimas décadas, los videojuegos han sido los culpables de acabar con la imaginación de los niños, por ejemplo. Cómo no, han sido los artífices de casi cualquier tiroteo (por no decir todos) que han asolado a los Estados Unidos de América desde la matanza de Columbine.

No estoy aquí para debatir si los estadounidenses tienen o no un descontrol sobre sus armas. Primero, porque no vivo ahí y no conozco la situación. Segundo, porque lo poco que conozco de ellos es que ven las armas de una forma distinta a la que estamos acostumbrados en, por ejemplo, España y Europa. Para los estadounidenses, el tener un arma en casa es un derecho constitucional. Y para ellos la Constitución “va a Misa”. Quiero dejarlo claro desde el principio. Por si acaso.

Tampoco busco hacer un análisis sobre cada uno de las terribles y desafortunadas masacres que han tenido lugar en los últimos veinte o veinticinco años. Ni siquiera me he puesto a escribir para decir lo malo que es Donald Trump; porque como he dicho antes: Ni vivo en los Estados Unidos ni estoy al corriente de esto. ¿Entonces qué hago hoy aquí? Me gustaría enfocar la pregunta que planteo como título del artículo desde otro prisma. Porque es muy sencillo responder con un “¡Claro que no!”, y ancha es Castilla. Total, soy un gamer, que se dice ahora. Un friki de mazmorra. Pero, ¿y si es cierto? ¿Y si realmente los videojuegos incitan a matar?

20180208220729_1

No quiero caer tampoco en la generalización fácil. Porque eso sería tirarme piedras a mi propio tejado. Y aunque puedo llegar a tener muy malas pulgas y muy poca paciencia, jamás se me ocurriría matar a nadie. Y como yo, supongo que la inmensísima mayoría de jugadores que hay repartidos por el mundo. Grand Theft Auto V ha vendido nada menos que 90 millones de copias en todo el mundo. ¿Ha habido 90 millones de masacres? ¿45 millones? ¿Cien mil? No sé, ¿mil? ¿doscientas masacres desde que salió en 2013? Y hablo solo de GTA V y no de las decenas de millones de jugadores diarios que tiene Steam, por ejemplo. Según IGN, en septiembre de 2017 la plataforma registró hasta 15 millones de usuarios conectados a la vez. En el mismo momento.

La respuesta al número de masacres es posible que sorprenda a más de uno. No es que sea el mejor del mundo llevando a cabo labores de investigación, pero según el Huffington Post, a fecha 15 de febrero de este año ya se habían perpetrado 18 tiroteos. Y si eso os parece acojonante podéis sentaros porque os voy a decir, por año, todos y cada uno de los tiroteos que han tenido lugar en Estados Unidos desde 2013:

  • En 2013 hubo un total de 339 tiroteos.
  • 2014: 325 tiroteos.
  • En 2015 se sufrieron 371 tiroteos.
  • En 2016 la cifra subió hasta los 477. Casi medio millar de tiroteos.
  • En 2017 el número se redujo ligeramente, hasta los 427 tiroteos.
  • A día de hoy (escribo esto el 27 de marzo casi a media noche) han tenido lugar 69 tiroteos en 2018.

Fuente. La web cuenta como mass shooting todo ataque en el que mínimo cuatro personas han sido disparadas.

En total tenemos más de 2000 crímenes de esta índole. Ciertamente es una cifra irrisoria dentro de lo que se mueve en la industria del videojuego. Y es que, en el hipotético caso de que todos los atacantes hubieran sido fanáticos de Grand Theft Auto V estaríamos hablando del 0,002% del total de ventas. Y sí, desde el punto de vista estadístico (de la estadística de la barra del bar, todo sea dicho) es insignificante. Pero detrás de cada uno de esos 2.000 tiroteos ha habido víctimas. Mortales o no, pero víctimas. Y creo que merecen una consideración.

GOG17-1

Voy a responder la pregunta que planteaba al principio: No me parece que los videojuegos sean los culpables de los tiroteos y masacres de los Estados Unidos ni de cualquier otro país. Se dijo cuando pasó lo de Columbine que los chicos que se liaron a tiros pasaban horas y horas obsesionados con Doom II, por ejemplo. El problema no es del juego en sí. El problema es que hay una persona con unas circunstancias: Unas circunstancias familiares, laborales o escolares, personales… A veces hay una enfermedad mental detrás. Y esa gente encuentra en un videojuego algo que les activa el interruptor en la cabeza. Algo que les enciende la bombillita. Que les “inspira” a cometer esos actos. Pero es que se trata como si esto fuera nuevo. Películas como Asesinos natosTaxi Driver o incluso Muñeco DiabólicoScream, sirvieron de inspiración a personas para cometer todo tipo de atrocidades. ¿Deberíamos quemar las películas? ¿O prohibirlas? ¿Son las culpables?

A veces los videojuegos, las películas o incluso libros (me viene a la mente el asesino de John Lennon y su obesión por El guardián entre el centeno) han sido los responsables de que un grupo de enajenados o psicópatas haya hecho las barbaridades que ha hecho. Pero eso de reunirse con los “grandes de la industria” para tratar el tema me parece echar balones fuera. Cada persona es un mundo, cada persona tiene sus propias circunstancias. Siempre ha habido asesinos, siempre ha habido gente mala dispuesta a cualquier cosa. Esto es así desde que el mundo es mundo. Mucho antes de que hubiera videojuegos, o incluso armas de fuego.

Salta a la vista que un videojuego puede influir en una persona al igual que una película. ¿Pero acaso no hay un organismo que se encarga de confirmar si el contenido que se vende es adecuado o no para una persona? ¿Acaso no existe en Estados Unidos el PG? En España tenemos el PEGI, que se encarga de calificar los juegos y decir si es para mayores de edad, para mayores de 12 años, si incluye violencia, consumo de drogas, etc. Es un tema muy interesante en el que no me quiero meter pero si los padres no hacen caso de ese sistema, es probable que muchos chicos acaben siendo influenciados. Muchas veces no se le da la importancia que tiene y se le ve como un sistema un tanto meapilas, pero oye: ¿Los menores que aparecieron con un arma en su instituto, tuvieron acceso a juegos no recomendables para su edad? No lo sé. Lo que está claro es que tuvieron acceso a armas de fuego. ¿Se culpa de ello a la Constitución que permite tener armas de fuego en casa? ¿O quizás se debería plantear si unos padres pusieron a disposición de sus hijos armas y contenido no apto para ellos?

No me quiero alargar mucho más porque es tarde y voy a terminar divagando sin rumbo por ocho mil temas que darían para un libro entero. Entre la educación; las influencias del entorno en la forma de ser de los niños y adolescentes; las armas de fuego… Es un tema muy complicado y más profundo de lo que parece. Yo por mi parte seguiré pensando que quizás, y solo quizás, hubo videojuegos que, para un 0,0001% de sus clientes, supusieron un engranaje más en la maquinaria que les “inspiró” la idea de matar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s