Especial – Super Mario Bros

El fin de semana del 19 de mayo, a media tarde del viernes, W10 me hizo una buena jugarreta. Por culpa de una actualización que yo juraría no haber autorizado, me estuve pegando con mi ordenador hasta que a media mañana del sábado, logré reinstalar el sistema operativo sin perder ficheros. Por suerte no suelo instalar aplicaciones en C:\ así que el impacto fue menor.

Cómo no, uno de esos programas que perdí fue GOG Galaxy, el cliente de GOG para gestionar descargas, instalaciones, etc. Últimamente echo de menos un buen juego de rol de los de antes así que me dispuse a instalar Wasteland 2 Director’s Cut para poder darle caña en cuanto supere mis miedos en Outlast 2. Bueno, tardaba tanto en descargar, a razón de 1Mb/s que me dispuse a jugar a algo. Si jugaba al mencionado título de Red Barrels, la descarga se pausaba. Así que, ¿por qué no jugar a algo diferente? Desempolvé mi raspberry (la llamada Landaulet Tipo 01), seleccioné el emulador de NES y comencé mi epopeya con… Super Mario Bros. El original. Jamás me había pasado el juego completo. De hecho, lo único que me he pasado en una consola de sobremesa anterior a la Nintendo 64 es el primer Castlevania (podéis saber más aquí). Que recuerde. Y no sin algo de vergüenza por no haberme adentrado antes en estos páramos, me puse a ello.


Super Mario Bros

SuperMarioBros1

Me lo pasé del tirón. El juego que lo comenzó todo. El clásico entre los clásicos. Ocho mundos, 32 niveles. Pura magia. No es de extrañar que el juego se consolidase como un auténtico rey.  Es divertido, ágil y supo entender el género de las plataformas después de juegos como Pitfall para la Atari 2600. Cuando me pasé Castlevania reconozco que en ciertos puntos sudé la gota gorda. Moría una y otra vez. No ha sido lo único que he jugado de la época, aunque haya sido el único del que haya visto créditos finales. Como buen aficionado a esto, en su día intenté darle matarile a Ghosts ‘n Goblins y otros. Todos juegos endiabladamente difíciles; injustos en muchos casos. Cuyo fin es alargar con este medio una duración más bien… escasa.

Pero Super Mario Bros no busca durar. Busca entretener, divertir. Sí, ser un reto también. Y lo es. Sobre todo en sus últimos niveles. Pero su mayor baza es contar conque los jugadores vayan a querer volver a pasarse la aventura. Esta es la principal diferencia entre el clásico de Nintendo y otros juegos.

SuperMarioBros.jpg

El desarrollo del primer Super Mario Bros está plagado de curiosidades. Por ejemplo, cuando estaban diseñando el juego, Miyamoto vio que el personaje era demasiado grande. Así que lo rediseñó haciéndolo más pequeño. Finalmente tuvieron la idea de implementar ambos tamaños como parte de las mecánicas. Incluyendo los famosos power-up que hoy todos conocemos.

El juego recicla muchos elementos para optimizar recursos. Es famoso ya el arbusto-nube pero hay más. Mario y Luigi son iguales pero, al igual que en el ejemplo anterior, solo varía el color. Del mismo modo que cuando recogemos una flor de fuego. Los elementos del escenario van cambiando de color según los mundos para dar más variedad.

Personalmente, creo que al juego le falta algo de pulido en su control pues a veces no es todo lo preciso que podría ser. Por todo lo demás, ¿qué puedo decir que no se haya dicho ya? Que hay que jugarlo al menos una vez en la vida, ¡y yo ya he cumplido! Sin dudas repetiré.

9/10

Gabi’s Seal of Approval


Super Mario Bros. 2

Super Mario All-Stars-180528-214121.png

Super Mario Bros. The Lost Levels es el Super Mario Bros. 2 original. Se consideró demasiado difícil para el mercado occidental y muy parecido al primero, así que para Europa y América se tomó el videojuego Yume Kōjō: Doki Doki Panic, también de Nintendo, se cambiaron los personajes seleccionables por Mario, Luigi, Peach y Toad y se le llamó Super Mario Bros. 2. Pero hoy no voy a hablar de esta segunda parte falsa, sino de la original.

Este juego a diferencia del anterior, que lo jugué en NES, lo he jugado en un emulador de SNES, en la versión que se incluye en el clásico Super Mario All Stars, el recopilatorio que se lanzó para Super Nintendo. Ciertamente se trata de un juego muy continuista respecto a la primera entrega y no incluye grandes cambios. Es un verdadero reto con niveles que sin duda son de los más difíciles de toda la franquicia. Es divertido, desafiante y, en ciertos niveles, algo injusto.

Super Mario All-Stars-180520-132212.png

No es una injusticia como tal. Es que hay niveles como los acuáticos, donde los enemigos aparecen en posiciones aleatorias. Si no tenemos cuidado con el control puede resultar frustrante porque más de una vez nos vamos a quedar atrapados entre enemigos con el consiguiente problema de que seguramente muramos.

Aquí morir está a la orden del día. En los tiempos que corren cualquiera se aventuraría a decir que “estamos ante el Souls de los Mario.” Y no es para menos. Niveles donde hay que golpear bloques ocultos, o que para continuar hay que encadenar golpes en koopas desprevenidos son solo la punta del iceberg. Pero vamos que cualquiera que haya jugado a alguna locura rollo Super Meat Boy se lo acaba pasando sin mayores problemas.

8/10


SuperMarioBros3b.jpg

Llegamos a Super Mario Bros 3, uno de los buques insignia del antiguo fontanero. Aquí ya sí se nota un avance con respecto a las dos entregas anteriores. Estamos ante la maduración de la fórmula y, por primera vez, un juego realmente sobresaliente que sabe sortear, como si de un goomba se tratara, el paso del tiempo. Se siente tan fresco como el primer día, y gracias a que he jugado la versión de SNES, visualmente sigue siendo llamativo y bonito. Conserva el espíritu de la serie en cada uno de sus campos, demostrando que sus mecánicas son tan universales como atemporales. Los gráficos, la música, el control… Absolutamente todo lo que ofrece Super Mario Bros 3 es simple y llanamente PERFECTO.

Super Mario All-Stars-180527-100908

No hay que llevarse a engaño: Es un juego difícil. No me parece que llegue a la dificultad de The Lost Levels pero está muy cerca, con momentos absolutamente gloriosos. Cuando te piden encadenar saltos de manera infame y te sale bien, es todo un subidón. Es parte de la magia de esta tercera entrega. El diseño de los niveles me ha parecido soberbio, ofreciendo la posibilidad de que el jugador pueda avanzar como más le guste: Bien yendo a toda velocidad ignorando enemigos, ítems y monedas; bien parándose a buscar cada secreto y recoveco. Es el primer juego de los tres donde de verdad he sentido esa libertad. Es cierto que The Lost Levels ofrece niveles secretos pero no me ha transmitido lo mismo al respecto. Además poder ver el mundo por primera vez, que haya casitas de Toads donde poder entrar y conseguir vidas y objetos le da un toquecito extra a este Super Mario Bros 3 que lo sitúa un paso por delante.

10/10

Gabi’s Seal of Approval


En definitiva, esta primera toma de contacto con los Super Mario de toda la vida no ha podido ser más gratificante. Siempre jugué a los de Gameboy, que fue con los que crecí. Y de ahí pasé a los sobremesa: Super Mario SunshineSuper Mario 64 DSSuper Mario Galaxy 12… Y suma y sigue con Super Mario 3D Land3D WorldOdyssey… Poder haber jugado y experimentado cómo fueron esos primeros pasos de este personaje tan querido.

No puedo hacer más que recomendar todos y cada uno de estos títulos, presentes en la colección Super Mario All-Stars de SNES, que también han ido viendo la luz a lo largo de los años en otras plataformas como Gameboy Advance  o la Consola Virtual de Wii. Cualquier medio y cualquier excusa son buenos para estas gemas del videojuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s