Análisis – The Flame in the Flood

Título: The Flame in the Flood
Desarrollador: The Molasses Flood
Plataforma: Nintendo Switch ; PC (versión analizada) ; PS4 ; XOne
Género: Supervivencia ; Roguelite
Año de lanzamiento: 2016

Ánalisis que ya tardaba en llegar después de hablar del juego en El oscuro secreto detrás de The Flame in the Flood y algún Los Lunes al GOG. Ha habido quien me ha estado preguntando si el juego merece la pena o de qué va. La idea detrás de The Flame in the Flood como ya expliqué en la entrada de arriba, es la de sobrevivir mientras descendemos un río. Bajo esta premisa se esconde un título que ha logrado engancharme.

Al igual que Yooka-Laylee, con análisis por aquí, este juego fue financiado gracias a Kickstarter y estuvo en acceso anticipado un tiempecillo. Detrás de él tenemos desarrolladores que trabajaron en Rock BandBioShock e incluso Halo. Y a veces qué quieres que te diga, no lo parece.

Flame in the Flood 5

Voy a empezar por lo malo. Este título tiene muchos errores de programación. Me he encontrado conejos volando y momentos en los que la chica no terminaba de subirse a la barca pero tampoco lo intentaba y tenía que salir del juego y volver a entrar para que dejase de estar haciendo el idiota. Este tipo de cosillas que al principio no tienen mayor importancia acaban teniendo un efecto bastante negativo en horas posteriores, porque la partida va siendo más y más exigente. Y encontrarte conque has gastado tu última trampa en un conejo y que este desaparezca pues… No mola. Es a lo que me refiero cuando digo que no parece que detrás de este título hay gente de sagas como BioShockHalo 2. No sé, ¿eran los becarios? Son fallos que se notan en juegos de estudios primerizos. También tuve problemas con la paleta de colores a la hora de dejar el juego: Me mostraba todo el escritorio de una forma muy psicodélica. Y hasta he tenido ralentizaciones.

Pero basta ya de hablar de lo malo y hablemos de lo bueno, de lo que ofrece The Flame in the Flood que es muchísimo. El jueguecito me ha tenido muy enganchado y aunque a veces me frustraba porque las cosas no salían como yo quería, volvía una y otra vez para poder salir adelante. He logrado pasarme el juego sin morir y ha sido toda una experiencia.

Flame in the Flood 8

Cuando empezamos en The Flame in the Flood lo hacemos sin nada, salvo un perro, una mochila y una balsa de lo más zarrapastrosa. A partir de ahí toca empezar a recolectar todo tipo de materiales para avituallarnos. Esto habrá que hacerlo muy bien porque tendremos cuatro barras de necesidad como si fuéramos un Sim: Hambre, sed, frío y sueño. Si cualquiera de estas llega a cero podemos darnos por perdidos. Pero es que además tendremos otros cambios de estado que no se ven reflejados ahí. Podemos comer alimentos podridos y acabar con parásitos; o puede que nos encontremos con un jabalí que nos rompa un hueso; con un lobo que nos haga un buen arañazo; o con una serpiente que nos muerda y envenene.

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta, aunque a mí personalmente se me ha quedado corto este asunto. Hay cuatro tipo de depredadores: Serpientes, jabalíes, lobos y osos. Y aunque los lobos pueden resultar un verdadero problema si nos aparecen en manada, nunca he tenido una sensación de amenaza propiamente dicha. Sí la he sufrido al no tener herramientas para enfrentarme a esos animales pero cuando aprendes a poner las trampas y a moverte te das cuenta de que la Inteligencia Artificial podría ser mejor. También es verdad que esto ayuda a que el juego mantenga el mismo ritmo y sea bastante relajante de jugar.

Flame in the Flood 7

El juego es bastante claro en sus mecánicas, y presenta un inventario bastante sencillo, ordenado pero que no está a la altura de lo que se espera. El juego no se pausa cuando abrimos nuestra mochila para crear cosas, pero esa sensación de urgencia al mismo tiempo se ve truncada por el tranquilo modo en que debemos buscar los elementos a crear y crearlos. Es algo que Pazos explicaba en su Cuidao Ahí y en lo que estoy totalmente de acuerdo.

En cuanto a la forma de avanzar, pues es fácil: Nos subimos a la barca y bajamos el río tratando de no morir de ninguna manera. Cuando vemos una ubicación donde podamos detenernos (aparece un circulito con un dibujo en el río que te lo indica), lo hacemos o no. Una vez ahí toca investigar y saquear todo lo posible. Hacernos con agua y materiales con los que poder hacer frente a nuevos peligros. Y más vale hacerlo bien porque habrá momentos en los que apenas haya agua o comida; y donde las noches serán muy frías.

Flame in the Flood 4

El juego por desgracia, puede llegar a hacerse repetitivo en sus mecánicas. Aunque hay una historia y misiones, no es algo que parezca implementado al cien por cien. La historia se cuenta muy vagamente y en ningún momento parece interesada en salir a la luz por completo. En cuanto a las misiones, tenemos una principal que se va completando lo queramos o no, por aquello de que consiste en descender el río; y luego están las secundarias que te las proponen y tú ya si eso las haces o no. Yo pasaba bastante, qué queréis que os diga.

Visualmente tengo que reconocer que me ha encantado y uno de los principales motivos que me han conducido a fijarme en The Flame in the Flood. La música acompaña muchísimo y tiene pistas de country que me han parecido fantásticas, pero no me ha parecido compensada. De repente se te viene arriba y te ponen algo rollo Rawhide de Frankie Laine, en plan alucinante con un cantante súper motivado y luego hay momentos en los que ahí no se oye nada. Quizás no me he percatado y era para crear atmósfera, pero no me lo ha parecido. Era como más al azar.

Flame in the Flood 9

Parece que he dicho más cosas malas que positivas pero quiero poner énfasis en el hecho de que me ha tenido bastante enganchado. La idea de querer avanzar adelante pese a todo, de aferrarte a la vida… Para explicar esto último voy a contar una anécdota. Hubo un momento en que me mordió una serpiente. Necesitaba desesperadamente una cura que se consigue con agua, diente de león y una fogata. Pues era como si el puñetero diente de león se hubiera extinguido o algo. Al final lo encontré, pude hacer mi ungüento y sobrevivir. Pero luego tenía otro problema: Utilicé mi agua para curarme y ahora me moría de sed. La necesidad de agua me bajó a 5/100. Me quedaba sin opciones. Y fue en esa desesperación que vi un charco e intenté usar un frasco para ver si se me llenaba de agua. ¡Y efectivamente!

Las horas que pasé luchando, que hasta decía para mis adentros “¡Aguanta chica! ¡Aguanta maldita sea!“. Que hasta alcé los brazos al cielo cuando pude beber. Esas son las cosas que hay que experimentar bajando el río. Esa sensación de viaje de la que tantas veces hablo y que me parecen fundamentales para crear un buen juego, está aquí. El Gabi que comenzó a descender el río no es el mismo que el que llegó abajo. Hay una evolución presente como jugador que tiene que hacer frente a varios desafíos. Y eso es lo verdaderamente valioso en The Flame in the Flood. Y eso que cuando lo cogí por primera vez no me encandiló y tuve que darle un poco de caña sin muchas ganas. Y vaya si mereció la pena.

Flame in the Flood 6

Soy consciente de que puede no ser un juego para todos, pero si está de oferta y tienes ganas de probarlo, no lo dudes porque estoy seguro de que te va a gustar. Con todo es un juego muy divertido.

7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s