Bestiario – Los Chasqueadores de The Last of Us

Criatura: Chasqueador
Juego donde aparece: The Last of Us
Nivel de Amenaza: ALTO
Nivel de Rareza: Común

En los videojuegos son muchos los humanos, transformados en horribles bestias, que han intentado matarnos. Desde los zombis de la Mansión Spencer a los Profundos de Innsmouth, pasando por Los Perdidos de STEM. Pero si hay unos en particular que han sabido infundirme un profundo respeto, son los chasqueadores.

The Last of Us salió en PlayStation 3 hace ya unos cinco años y desde entonces se ha quedado grabado en la memoria de muchos jugadores. No es para menos ya que los primeros compases de la aventura y su puesta en escena son absolutamente brillantes. Desde Naughty Dog querían responder una pregunta: ¿Qué pasaría si la Naturaleza reclamase lo que es suyo? Y la respuesta fue desoladora y un tanto macabra.

En el mundo real existe un género de hongos llamado Cordyceps, que alberga varios centenares de especies. Son seres parasitarios que toman el control de insectos y los llevan a lugares donde poder seguir perpetuando su especie. Esta cruel forma de vida, que ya sirvió de inspiración para las Plagas de Resident Evil 4, fue el punto de partida en el estudio para comenzar a desarrollar las terribles criaturas del juego.

Un Ganado de Resident Evil 4

Quizás encontrarse con un Chasqueador no sea una gran amenaza cuando se trata de una persona experimentada, pero no hay que subestimarlos. No en vano, cuando comienza el juego de verdad, la Humanidad lleva veinte años prácticamente aniquilada. Y cada día se suman nuevas víctimas.


Los Corredores

Cuando un hombre es infectado por un Ophiocordyceps Unilateralis, que así se llama el hongo que contagia al ser humano, pasa por varias fases antes de convertirse en un chasqueador. La primera de estas fases se conoce como “Corredor” y se da entre las veinticuatro y cuarenta y ocho horas después de haber sido parasitado. Todo comienza con cierta irritabilidad y agresividad, pero cuando sus ojos anaranjados hacen aparición lo mejor es poner pies en polvorosa. Son seres rápidos aunque un poco cegatos. La manera que tiene el hongo de introducirse en su anfitrión es generalmente por los ojos, razón por la que se da cierta pérdida de visión.

Si se está cerca de un Corredor, lo primero es mantener la calma. Son criaturas muy agresivas pero su hostilidad solo sale a la luz ante ruidos fuertes o si un ser humano se acerca demasiado. Alejarse lentamente es la mejor manera de sobrevivir a un encontronazo con estos seres. Pero si no es posible, lo mejor es tratar de asfixiarles por la espalda puesto que todavía conservan las vías respiratorias.


Los Acechadores

Cuando la infección está lo suficientemente extendida, el hongo hace acto de presencia a lo largo del cuerpo y en el rostro del humano infectado empiezan a verse los primeros vestigios de la siguiente fase.

Aunque la mayoría de los Acechadores tienen intactos sus ojos, su sentido de la vista es prácticamente nulo. No obstante su oído es mucho más agudo que en la fase anterior. Del mismo modo que con los corredores, la mejor forma de actuar es bajo el más absoluto de los silencios. Si se tiene un cóctel molotov puede ser un buen recurso. Pero hay que tener en cuenta que casi nunca van solos, y si se dispara un arma o se provoca más ruido del debido, habrá que prepararse para lo peor.


Los Chasqueadores

Llegamos a la tercera fase y gran protagonista de esta entrada. Cuando comenzó la infección que acabó con la práctica totalidad de la especie humana, se desconocía la propia existencia de Los Chasqueadores. Esta forma se da aproximadamente un año y medio después de la exposición de un ser humano al Ophiocordyceps Unilateralis.

A diferencia de la fase anterior, los chasqueadores son completamente ciegos ya que el hongo cubre la práctica totalidad del cráneo. No obstante, tienen desarrollado un sistema de ecolocalización para moverse por el entorno que les permite ser rapidísimos. De hecho su rapidez es uno de los motivos por los que son los infectados más peligrosos de todo el juego. Pero también lo es su aguante. No es sencillo hacer frente a un Chasqueador.

Lo primero que hay que hacer si aparece uno es observar si hay más cerca. Y seguramente así sea. Lo segundo es ponerse en una situación donde se evite una emboscada Acabar rodeados por un grupo de chasqueadores es una sentencia de muerte que no tendrá indulto. A diferencia de los estados anteriores, Los Chasqueadores no se dejarán estrangular por la espalda debido a su fuerza. En vez de eso, la manera perfecta de acabar con ellos será con una daga ya que no llamará la atención de otros infectados.


Los Hinchados

Existe una última forma más allá de los Chasqueadores , conocida como los Hinchados. Como su propio nombre indica parecen estar gordos. Durante esta fase el parásito se ha desarollado por completo y ya sólo le queda dejarse caer en algún lugar para que de los restos emanen esporas.

Pese a ser la fase final, no es que sea normal encontrarse con uno, pues rápidamente se convierten en un cadáver. De hecho son muchos los supervivientes que tras veinte años de infecciones no han visto nunca ninguno. Eso los hace realmente peligrosos y, aunque no lo sean tanto como los Chasqueadores debido a su lentitud, si uno de ellos atrapa a un ser humano lo destrozará.

Debido a la capa de materia fungica que lo recubre, no hay ataque cuerpo a cuerpo que valga ni ningún tipo de “sorpresa” a corta distancia. De hecho lo mejor es mantenerse alejados y usar armamento a larga distancia. Limpiar la zona de Chasqueadores y otros infectados debe ser la prioridad antes de ir a por un Hinchado. Una vez solo quede él, el fuego o el disparo de un rifle será lo mejor. En caso usar esta última opción, lo idóneo es disparar a las esporas.


El miedo necesita de la anticipación para poder surtir efecto. Es esa anticipación, el saber que todo va a estallar, la que nos pone en tensión. Quentin Tarantino explicaba en una entrevista cómo el suspense es como una banda elástica. Cuanto más se estira, y se puede estirar bastante, mayor será la tensión que sienta el espectador. En los videojuegos funciona del mismo modo. Así, obras como Amnesia: The Dark Descent, Outlast o Resident Evil juegan con ese suspense provocando la sensación constante de que enseguida saldrá un enemigo. Detrás de una puerta o a la vuelta de una esquina.

Por el contrario, la magia de los Chasqueadores es que ya están ahí. Se les ve, y el momento en que esa anticipación da paso al susto y posterior enfrentamiento no depende tanto del juego como del jugador. De si sabrá enfrentar la situación con sigilo y sangre fría o si por el contrario, permitirá que le vean, encontrándose en la obligación de disparar.

Por muchos chasqueadores que uno haya escabechado, cualquiera puede ser el punto y final de la aventura. En el mejor de los peor casos, nuestros suministros se verán fuertemente afectados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s