Impresiones – Mario & Luigi: Viaje al centro de Bowser

Tendría que tirar de mi hemeroteca improvisada, formada a partir de todas las revistas que mes a mes fui comprando, para saber cuánto tiempo ha pasado desde que lo conocí. Hablo de Mario & Luigi Superstar Saga para la inolvidable Game Boy Advance.

Habrán pasado unos quince años aproximadamente pero recuerdo con claridad dos cosas: La primera, que me parecía alucinante que Mario protagonizase un juego así. No había oído hablar entonces de Super Mario RPG, pero sí de Paper Mario para la Nintendo 64. Y solo había oído maravillas. La segunda cosa que recuerdo es que me pareció un puntazo brillante la estadística “Bigote”. Y me lo sigue pareciendo.

Aquella primera entrega me la pasé con ímpetu y fue uno de esos títulos que no se olvidan. Con el tiempo anunciaron una segunda parte para Nintendo DS que, de nuevo, me pareció lo más. El uso de la doble pantalla y de los nuevos botones X e Y fueron sublimes. Vale, no estuvo a la altura del primero pero fue una gozada.

Cuando salió al mercado esta tercera parte yo… Me la salté. No sé por qué lo hice pero hasta hace uno o dos años no me hice con una copia. Lo que más me carcomía era toda esa gente diciéndome que era el mejor. En algunos casos se cortaban un poco y decían “de los mejores”.

Tengo que reconocerlo: Durante las primeras dos o tres horas de juego, no sentía que de verdad estuviera ante un título de esta saga. Cuando me ponía a buscar con qué compararla solo me venía a la cabeza Dream Team Bros. Título que sin dejar de ser notable, es con diferencia el peor de toda la saga.

En Viaje al Centro de Bowser me he reencontrado con infumables tutoriales y momentos para el olvido. Sin embargo una vez se pasan esas primeras dos o tres horas, el juego se desmarca de lo quw acabaría siendo Dream Team y se sumerge en una tónica novedosa. Este fue el primer título que tuvo la osadía de alejarse de las mecánicas principales. Mario y Luigi no parecen los protagonistas sino más bien un elemento extra que proporciona frescura a las mecánicas. Como reza el título, aquí la estrella es Bowser, moviéndose por el mundo a su libre albedrío derrochando humor y mala baba.

Los diálogos son geniales. De momento me quedo con la parte del Teatro Glacovitz, que es brillante. Es que la manera que tiene la historia de tratar a Bowser es simplemente genial. La situación es la siguiente: Por razones que no vienen al caso, Mario y Luigi acaban dentro del cuerpo de Bowser y tanto él como la Princesa Peach se han visto doblegados ante un invasor de lo más carismático: Un tal Glacovitz. Y claro, Mario y Luigi quieren ir al Castillo Peach y Bowser al suyo. En dos días me he hecho casi ocho horas de juego. Así que no puedo estar más encantado.

Las mecánicas de combate son idénticas al resto de la serie, con combates por turnos donde priman los reflejos para atacar y defendernos. Visualmente es una maravilla incluso a día de hoy, que hace que me pregunte cómo será el remake que se prepara para finales de año. La música no se queda atrás.

En definitiva, en lo que llevo de partida me he divertido mucho. Noto que soy menos ágil a la hora de hacer excelentes al atacar y defender pero me está gustando mucho. Poder jugar por primera vez a un título “de los de antes” de una saga que lleva media vida contigo es algo que siempre se siente especial. Seguiré dándole caña y tan pronto como me lo acabe haré un análisis en profundidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s