Impresiones – Dead Cells

Dead Cells lleva mucho tiempo entre nosotros. Y no hablo solo desde que salió a la venta hará cosa de un mes, no. Es que ha estado en Early Access durante bastante tiempo. Se vendía a sí mismo como un videojuego estilo metroidvania con elementos rogue like. La premisa de Dead Cells es sencilla. Despertamos en una celda tras tomar posesión de un cuerpo decapitado. Porque en Dead Cells somos una especie de masa informe cuyo objetivo, a día de hoy, no me ha quedado demasiado claro. Pero bueno, he de decir que me da lo mismo porque este juego me está pareciendo condenadamente divertido.

DeadCells4.jpg

Dead Cells es una aventura en dos dimensiones donde prima la rapidez de reflejos. Es un juego muy exigente, que nos va a pedir constantemente que lo demos todo de nosotros. Es, por tanto, un juego no apto para todos los públicos. Solo para aquellos que estén dispuestos a morir una y otra y otra y otra vez. Soy de esos que la mecánica de pasarte la vida palmando le aburre sobremanera, por raro que parezca. Pero es que Dead Cells lo hace todo tan bien que en cuanto palmas quieres volver a la acción.

¿Y cómo funciona esto? Pues cuando morimos, el juego vuelve a empezar. Conservando ciertas ventajas, eso sí. Nuestras armas por ejemplo, se perderán. Las mutaciones igual, incluso ciertas mejoras. Ya sé, voy muy rápido. Vamos poco a poco. En Dead Cells las estadísticas son sencillas y se dividen en tres: Tendremos BrutalidadSupervivenciaTácticas. A cada una se le asigna un color: Rojo, Verde y Morado respectivamente. Cuando encontremos equipamiento: Armas, escudos u objetos como trampas o granadas, tendrán un color. Y sus atributos escalarán en función al nivel de nuestras estadísticas. Estas se suben con pergaminos, al igual que la salud. Si morimos, esos atributos volverán a su estado inicial.

Los mutágenos son como un power-up que podremos ir seleccionando entre zonas y que nos permitirán cosas tan distintas como aumentar la brutalidad, recuperar vida al acabar con enemigos o incrementar en un 30% nuestra barra de salud. Del mismo modo que sucede con las armas y las estadísticas, se reinician al morir. ¿Qué nos queda? Las runas. Las runas vienen a ser las típicas habilidades de los metroidvania y estas sí que se conservan. También podremos ir desbloqueando ciertas ventajas utilizando células que obtendremos al matar enemigos. Ventajas como encontrarnos mejor armamento al empezar una nueva run, o hacerlo con más dinero.

DeadCells3

El título presenta varias zonas bastante distintas entre sí, como unas cloacas o un pueblo pesquero. Estos niveles, conocidos como biomas, se generan de manera procedural, al estilo de un roguelike. De ahí que cada partida sea sustancialmente distinta. Porque no solo cambiará el entorno, sino también las armas y mejoras que podamos encontrar en él. En muchos de estos biomas, además, tendremos varios caminos a escoger que nos llevarán por distintas zonas. ¿Merece la pena visitarlas todas? ¡Ya lo creo! Porque las runas las tendremos que encontrar sí o sí si queremos avanzar y descubrir todos los secretos que esconde Dead Cells.

Juego con mando, y el control me está pareciendo brillante. Es ágil y responde rápido. Ni una sola vez que haya muerto he sentido que fuera mi culpa. El juego se encarga de darte toda la información y los medios necesarios para poder avanzar de manera satisfactoria. No es como por ejemlplo en Enter the Gungeon donde dependías muchísimo de las armas que te tocasen y algunas partidas estaban condenadas casi desde el principio.

DeadCells2.jpg

Los combates son rápidos y brutales. Aunque hay cierto margen para el error, no es buena idea confiarse. Tan pronto estás completando un bioma sin que te toquen sintiéndote el mismísimo Neo, y un segundo después te la han jugado dos bichos y has palmado. En una de mis últimas partidas sin quererlo abrí un cofre maldito y, para librarme de su maldición tenía que matar a diez enemigos sin que me tocasen. El más leve roce me haría perder una partidaza. No diré cómo acabó esa hazaña pero puedo decir que el juego está plagado de momentos así, de sorpresas y situaciones límite. ¿Enganchado? Ya lo creo. No sé lo que me llevará acabar el juego, razón por la que he querido lanzar estas impresiones. Pero vamos, desde luego puedo decir que estamos ante uno de los mejores títulos de este 2018. ¡Y apenas está haciendo ruido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s