El Castillo olvidado de Cainhurst

Sois muchos los que os habéis puesto en contacto conmigo pidiéndome que por favor subiera algo de Bloodborne. Y oye, tengo pendiente desde hace eones hablar del juego así que… ¿por qué no? ¿Y qué mejor manera de empezar a hablar que haciéndolo sobre una de mis zonas favoritas? Poneos cómodos porque vamos a viajar a uno de los lugares más impresionantes que nos ha podido dejar la actual generación. Bienvenidos a la historia del Castillo, ahora olvidado, de Cainhurst.

Cainhurst
Castillo de Cainhurst.

Pero antes de partir es necesario acudir a otro lugar. Porque es en Yharnam donde empieza esta historia, donde se sitúa la clínica de Iosefka. Es aquí donde comenzamos la aventura, y es la propia Iosefka quien nos comunica que, si lo deseamos, podemos ayudarle a salvar a ciertos habitantes para que puedan sobrevivir a la noche de cacería. Si atravesamos el Bosque Prohibido es posible que demos con un camino secreto que nos lleve a la parte trasera de esta clínica donde, además de ciertas sorpresas, encontraremos algo. Una invitación a un lugar muy especial. Si leemos la descripción veremos que indica lo siguiente:

Una convocatoria manchada de sangre, que invita a un respetado huésped al castillo olvidado de Cainhurst. Sorprendentemente, va dirigida a ti. No lo dudes; la diligencia sale del cruce de Hemwick.

El cruce de Hemwick es, como su propio nombre indica, un cruce de caminos, que se sitúa en el Bosque Prohibido. Si acudimos ahí con nuestra invitación y habiendo matado a la Bruja de Hemwick, seremos testigos de cómo en mitad de la noche aparecerá un carruaje espectral. Uno tirado por dos caballos negros que, al abrir su puerta, suspirará un extraño halo espectral. Una vez nos bajemos de tan extraño vehículo, habremos llegado y ante nosotros se erigirá, tan majestuoso como siempre, el Castillo de Cainhurst.

Cainhurst2.jpg
Diligencia partiendo del cruce de Hemwick.

Llegados a este punto necesito hacer una pequeña pausa porque hay dos cosas que quiero contar. La primera es la inspiración para todo esto. El cazador de Bloodborne no es el primer personaje que recibe una invitación para ir a un castillo. Jonathan Harker, uno de los personajes principales de Drácula, de Bram Stoker, también recibe una invitación que le anima a tomar el carruaje del Conde en el Collado de Borgo. Lo segundo de lo que quiero hablar es de que una vez hemos llegado a Cainhurst conviene darse la vuelta. Porque veremos algo terrible. No existe ningún puente que permita el acceso al lugar, pues este se derrumbó hace años. Y los caballos que tiraban de nuestro carruaje llevan muertos tanto tiempo que el mismo hielo se ha apoderado de sus famélicos restos. El hielo simboliza dos cosas en Cainhurst: Primero, la distancia. Todo el juego es un lugar que parece tener un clima templado o que al menos no da a entender que haga frío. A diferencia de Cainhurst. Segundo, simboliza el estado en el que se encuentra. El Castillo está congelado en el tiempo y luego entenderemos mejor por qué.

Cainhurst6.jpg
A nuestra llegada, la diligencia lleva años abandonada a su suerte.

Antes hay que responder un par de preguntas: ¿Quién vivía en Cainhurst? ¿Quién lo regentaba? Vivía una elitista familia, gobernada por la Reina Annalise y que disfrutaba bebiendo la sangre directamente en lugar de por medio de transfusiones. Los nobles de Cainhurst eran muy, muy clasistas. Y tenían una jerarquía que lo suponía todo. Cuanto más cerca estuvieras de la reina, más importante eras. Y no había nadie más cercano que los Sangrevil.

Los Sangrevil, caballeros de Cainhurst, eran los encargados de cazar presas para ofrecérselas a su reina. Según sus creencias, con estas ofrendas podía darse el día en que Annalise engendrase a un Hijo de la Sangre. Todos en Cainhurst conocían la plaga que acechaba Yharnam, pero ninguno de los nobles se dignaba a defender el Castillo de las viles bestias que lograban llegar hasta sus puertas. Para eso tenían a los criados, a los que llamaban caballeros para guardar las apariencias.

Cuando nosotros llegamos al Castillo, sin embargo, este parece desolado. No solo la nieve ha tomado el lugar, sino también unas bestias que vagan por los jardines plagados de estatuas. Esculpidas, todas ellas, en honor a poderosos residentes del lugar. Las bestias que se encuentran por aquí son bien distintas de las que aparecen en Yharnam y lo son por varios motivos. El primero y principal, porque no se han contaminado del mismo modo. Los SanguinariosBloodlickers, fuertemente inspirados por los Akaname de la mitología japonesa, campan a sus anchas por las afueras del castillo mientras que en el interior nos aguardan otro tipo de terribles criaturas.

Cainhurst5
Hall de entrada del Castillo.

Una vez atravesamos las puertas de entrada nos encontramos ante un esplendoroso recibidor con suelos de mármol oscuro llenos de velas. Sobre él, una larga alfombra nos invita a subir las escaleras que conducen al resto de estancias. Lo primero que hacen muchos jugadores al llegar aquí es atacar a los sirvientes que están limpiando la estancia y recoger los objetos que hay por el suelo. No hay que olvidar que, a diferencia del resto de lugares, hemos sido invitados al Castillo. Y los sirvientes se mantendrán ajenos a nuestra presencia mientras no les ataquemos dado que somos bienvenidos. Por otra parte, los más avezados se percatarán de otras presencias: Las de unas mujeres semitranslúcidas similares a fantasmas.

Cainhurst8.jpg

Se trata de los espíritus de las mujeres nobles que habitaron el castillo y que fueron ejecutadas. Más tarde contaremos qué ocurrió en Cainhurst. Pero antes aclaremos una cosa: Si no se recoge nada que no nos pertenezca, las Damas de Plata o Silver Ladies no nos atacarán. Recordemos que aquí hemos sido invitados. Existen dos tipos de Damas. Las primeras portan una daga entre sus manos con las que presumiblemente fueron ejecutadas. Un reguero de sangre en el cuello nos da ese detalle. Son ciegas, pues todavía conservan la venda que les pusieron antes de fallecer, lo que nos favorecerá en caso de necesitar entrar en combate. El segundo tipo porta su propia cabeza entre sus manos y emiten unos temibles gritos que alertará a los enemigos de la zona.

No son los únicos seres que habitan el Castillo. Existen otros todavía más enigmáticos que estos: Unas gárgolas que se encuentran en las zonas exteriores y que, esta vez sí, no dudarán en atacarnos Estas bestias son capaces de mimetizarse casi perfectamente con el entorno, por lo que se recomienda cautela.

Cainhurst10.jpgEn cuanto al Castillo, tiene muchos elementos recurrentes que pueden escapar a la vista de la mayoría de jugadores. Existe mucha simbología alrededor de las salamandras. Según Aristóteles y la mitología que envuelve a estos animales, las salamandras podían apagar el fuego allá por donde caminaban. Sin embargo, y visto cómo está el Castillo cuando podemos visitarlo, habría que recurrir a San Agustín, que utilizaba el símbolo de la salamandra para hacer referencia a los condenados, que sufrían el fuego del infierno sin poder quemarse. Dado que los Sangrevil son bastante vilipendiados dentro del universo de Bloodborne, existe la creencia entre la comunidad de jugadores que el símbolo de la Salamandra, que también puede llegar a encontrarse en distintos atuendos relacionados con Cainhurst, representa esa maldición. Otros elementos decorativos significativos dentro del Castillo son las flores. Podemos encontrar motivos florales en los vestidos de nobles, en la vestimenta de la Reina Annalise y otros lugares. Según se dice, se trata de lumenflores.

Pero, ¿qué ha sucedido en Cainhurst? ¿Por qué está así? Los Sangrevil no es que caigan en gracia a todo el mundo. Debido a su peculiar estilo de vida y sus extrañas costumbres, se ganaron la enemistad de muchas personas. Entre ellas se encontraban los Ejecutores, quienes formaban parte de la Iglesia de la Sanación. Para ellos los Sangrevil representaban la decadencia más aberrante. Un día, su maestro Logarius lideró un pelotón para acabar de una vez por todas con los Sangrevil. Para ello invadió el Castillo de Cainhurst y acabó con todo lo que encontró a su paso. Se cuenta que llegó hasta el mismísimo trono de la Reina Annalise, quien no podía ser destruida. Es por esto que se puso la Corona de las Ilusiones, necesaria para contemplar la entrada a la sala del trono, y se quedó para defenderla con la reina aprisionada dentro. Evitando de esta manera que los Sangrevil volvieran a resurgir.

Cainhurst4.jpg
La Reina en su trono.

Antes de terminar me gustaría hablar del origen de unas criaturas que he mencionado antes. ¿De dónde proceden los SanguinariosBloodlickers? ¿Por qué son diferentes al resto de bestias del juego? Se trata de antiguos habitantes del castillo que, en algún momento durante el asedio, se bebieron la sangre de los Ejecutores. Estos, como he dicho antes, pertenecían a la Iglesia de la Sanación: una institución que creía en las transfusiones de Sangre Antigua (que da para otra entrada) como método de curación milagrosa. Estas transfusiones tenían como resultado la transformación en bestia de todo aquel que la consumiese. Y eso es lo que les sucedió a los Sangrevil: Al beber sangre contaminada, se vieron afectados pero de una manera diferente.

Esto es todo por hoy. Si quieres que hable de algún tema en concreto, de algún videojuego o tienes la petición que sea, ¡no dudes en ponerte en contacto conmigo!

 

 

Un comentario en “El Castillo olvidado de Cainhurst”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s