Análisis – Red Dead Redemption II

Título: Red Dead Redemption II
Desarrollador: Rockstar Games
Plataforma: PS4 (versión analizada); Xbox One
Género: Acción ; Mundo abierto
Año de lanzamiento: 2018

Rockstar Games es de lo más parecido que podemos encontrar, dentro de la industria del videojuego, al Rey Midas. Y es que todo lo que tocan se convierte prácticamente al instante, en oro. En un éxito de crítica y sobre todo, de ventas. Creo que en los años que lleva abierta al público este blog, todavía no había analizado ni uno solo de sus juegos. Grand Theft Auto, Bully o L.A. Noire (que a mí me gusto) son algunos de sus títulos. Pero hay más, como Manhunt o la saga que hoy nos ocupa: Red Dead. Esta era la única que jamás había tocado por un motivo u otro. Llevo mucho tiempo detrás del primer Red Dead Redemption, Pero nunca he llegado a comprarlo, no sé por qué. Así que cuando salió el primer tráiler de su segunda entrega, no es que estuviera muy animado. Fue a fuerza de informarme más y más que decidí que tenía que hacerme con él. Y una semana después de su lanzamiento, acabó cayendo. ¿Quieres saber qué me ha parecido? Pues sírvete una cerveza y ponte cómodo, forastero. Todavía hay hueco en la mesa.

RedDead2-6

La de horas que le he echado a este juego no es ni medio normal. Porque si algo hace Red Dead Redemption 2, es enganchar. Lo hace gracias a un mapa enorme y lleno de detalles, de situaciones únicas y muchas veces rocambolescas. Lo habitual un lunes en el trabajo era comentar con algunos compañeros qué habíamos experimentado durante el fin de semana. Recuerdo por ejemplo una tarde que estuve buscando un caballo árabe de color blanco. Una suerte de montura legendaria que solo podía hallarse en las frías montañas del norte. Me tocó prepararme para el frío metiendo en mis alforjas ropa de abrigo. También me pertreché con cartuchos de escopeta pues sabía que existía la posibilidad de encontrarme con un oso, aunque nunca me había pasado. El camino transcurrió sin mayores percances hasta bien entrado en el bosque de las montañas. En una ligera hondonada escuché el eco de un aullido. Lobos. La experiencia me hizo ver que estaba en clara desventaja. También me hizo saber que si uno ponía la distancia adecuada entre medias, los lobos acabarían cansándose de perseguirme. Así que azucé a mi caballo para que galopase. En un descuido miré hacia atrás para ver si los lobos me seguían. Eso hizo que me diese de bruces contra una roca enorme y saliera volando como un muñeco de trapo. Me di de bruces contra un lago helado. Los lobos venían. Y por si todo no pudiera salir peor, yo tenía mi escopeta en la montura. Solo contaba con mi revólver. Ojo, porque todo podía volverse más negro todavía. Un oso hizo acto de presencia. Sobreviví, no sé ni cómo. Y mi caballo también. Pero ambos estábamos malheridos.

RedDead2-3

Al final, tras toda una tarde de aventura, atisbé una silueta equina en la lejanía. Había una auténtica ventisca por lo que todo fue muy místico. Mi caballo estaba muy muy débil, por lo que al factor de querer tener la mejor montura del juego se sumaron otros: Era algo personal. Había vivido mucho aquella tarde como para volver con las manos vacías. Pero también era una cuestión que iba más allá porque ese caballo negro de paso de Tennessee había estado a mi lado todo el rato. No podía permitir que el viaje conllevase ese sacrificio. Haría lo imposible por volver con él.

Logré domar al caballo blanco, que resultó ser una yegua. En honor a la tormenta de nieve que viví aquella tarde la llamé Ventisca. Fue mi montura durante casi todo el juego, hasta que durante una misión, un asalto, cayó abatido. Estas son la clase de anécdotas que hacen de Red Dead Redemption 2 un juego increíble. Porque esa experiencia fue mía, sentí que se iba construyendo de manera natural. Ese vínculo, esa lucha contra los elementos… No es algo que se viva igual cuando está scriptado. En un título con un fuerte componente narrativo como The Last of Us puedes establecer vínculos con los personajes, puedes vivir momentos anecdóticos interesantes. Pero de ningún modo se puede construir un vínculo o una sensación como la vivida cuando me hice con Ventisca. Del mismo modo que no se puede provocar la sensación de tristeza que me provocó cuando murió. Porque ese caballo era mío. Yo había tomado la decisión de ir a por él, yo había vivido la experiencia de encontrarlo salvaje y hacerlo mi compañero. Yo había construido ese vínculo y no un guión. Esa experiencia es algo que no volveré a vivir de la misma manera y eso es precisamente lo que puede ofrecer Red Dead Redemption 2.

RedDead2-9

Su gran baza es que no solo permite vivir tus propias historias. También es capaz de contar la suya propia, inspirada por infinidad de westerns. El título nos pone en la piel de Arthur Morgan, un forajido que huye junto a su banda de un pasado con los pies muy ligeros. Viven una época donde su forma de vida se ve comprometida por la aparición de grandes ciudades y un sistema socioeconómico mucho más ordenado. En un mundo que ellos no comprenden y en el que no encajan, esa banda procura dar un último golpe antes de permitirse el lujo de ser atrapados por sus garras. El problema que presenta este pilar del videojuego es que se mueve a una velocidad terriblemente lenta. La trama avanza más despacio de lo que debería y las misiones principales acaban volviéndose genéricas. Hasta tal punto que muchas veces son las secundarias las que logran sacar las castañas del fuego. Da muchísima rabia sobre todo cuando entre tanta calma aparecen auténticas vorágines jugables y narrativas, como algunos asaltos o el final del capítulo tres que todavía tengo grabado a fuego. Cuando uno se encuentra ante estos momentos comprende no solo de lo que es capaz de hacer Rockstar Games, sino de lo que puede dar de sí la trama. Esto que critico se acentúa muchísimo en la recta final del juego, donde las misiones principales se vuelven demasiado cotidianas.

RedDead2-5

Los demás puntos a destacar del título, como pueden ser el control, los gráficos o la música, están a la altura de lo que se espera de una obra de este calibre. La atención por los pequeños detalles es absolutamente enfermiza; la música aunque en ocasiones puede pasar desapercibida es capaz de tomar el liderazgo de la acción por encima de lo que muestran las imágenes dotando de muchos momentos de una carga dramática apabullante. Está en auténtica simbiosis con el resto de apartados.

RedDead2-10

En cuanto al control, puede llegar a confundir, sobre todo al principio. También pasa con el HUD, donde he visto cómo se creaban tutoriales para explicar algunas características del juego. Pero a la hora de la verdad responde perfectamente. El control a caballo es sencillo y a la hora de meterse en un tiroteo, uno puede olvidarse de los problemas de control y disfrutar de la acción como si estuviéramos dentro.

RedDead2-1

En definitiva, Red Dead Redemption 2 es un juegazo que invita a que nos perdamos en su mundo y entre sus gentes. Un título que sabe sumergir al jugador en la experiencia que ofrece aunque a la hora de avanzar en la historia, esta se haga demasiado pesada. Ese es el mayor defecto del juego y por el que mucha gente lo abandonará antes de tiempo. Sin embargo si eso no te supone ningún problema, no dudes en echarle el guante. Hay mucho por hacer. Literalmente hay decenas de horas si queremos completar todos los desafíos que propone.

10/10

Seal of Approval

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s