Análisis – Slay the Spire

Título: Slay the Spire
Desarrollador: Mega Crit Games
Plataforma: PC ; Nintendo Switch ; PS4
Género: Roguelike ; Deck Building Game
Año de lanzamiento: 2017

Según la propia Wikipedia, la presión social se define como la influencia que ejerce un grupo de personas sobre alguien para que cambie su actitud. Mi mujer me definiría como cabezota. Y unidos, uno llega a la conclusión de que difícilmente me dejo influenciar por las masas. «Pero Gabi, te gustan los videojuegos, como a la mayoría». Sí, pero estaba aquí antes que ellos. Eso no cuenta. Lo que sí cuenta, es que por una vez la presión social ha podido conmigo. Para bien.

Si hay un tipo de videojuegos al que jamás jugaría, es a uno donde tienes un mazo de cartas y toca avanzar por una mazmorra generada de manera procedural. Es que sería lo último a lo que jugaría, así os lo digo. Pero aquí estoy, analizando Slay the Spire. Sigue leyendo, que hoy tú vas a jugarlo también.

Mis aventuras con este curioso juego se remontan al Humble Monthly de agosto. Fue uno de los destapados del mes y cuando busqué de qué iba, pausé mi suscripción. No me apetecía para nada pagar 12€ por ese título. «¿Uno de cartas?», pensé. Después de dar Kingdom Come y Surviving Mars me venían con esas. Pero el destino es caprichoso y mientras que esos dos títulos no los he ni instalado, aquí estoy hablándoos de Slay the Spire.

Slay 2

¿Pero de qué va? Pues de recorrer mazmorras con un mazo de cartas. Como suena: Al empezar escogemos personaje, nos dan unas cuantas cartitas y a ir subiendo pisos de una torre. Cada partida consta de tres zonas generadas proceduralmente donde iremos avanzando piso por piso. En el mapa vemos qué contiene cada piso y a qué plantas podemos acceder desde ahí. Podemos encontrar mercaderes, enemigos, mini jefes, tesoros o sucesos aleatorios marcados con una interrogación. Estos me parecen los más interesantes porque puedes encontrarte de todo: Desde un tío que te ofrece tres posibilidades cada una mejor que la anterior; a situaciones donde tienes las de perder sí o sí. Pero también puede haber combates, tesoros, etc. Yo siempre que puedo intento ir por casillas de interrogación.

Cuando llegas al final del mapa, toca enfrentarse al jefazo de turno que como pasaba en juegos como Enter the Gungeon, era aleatorio. Aunque generalmente me salta el mismo. Sea como fuere, cada uno de los tres mapas escala en dificultad por lo que es necesario preparar un mazo adecuado y comprar artefactos. Con el mazo lo que haremos será atacar o defendernos durante los combates. Todo gira entorno a dos estadísticas básicas: Ataque y defensa. Suena redundante pero es así. Como uno se defiende, gana puntos de bloqueo. Si tus puntos de bloqueo son superiores a los puntos de ataque del enemigo, no te rompen la guardia y todo continúa. Si por el contario es inferior, te romperán la defensa y te quitarán la salud restante.

Slay 5

Me explico: Tu contrincante te va a enchufar 15 puntos de ataque. Si tú tienes 10 puntos de bloqueo, entonces perderás 5 puntos de salud. Con esto en mente entran en juego los artefactos, pociones, cartas de habilidad y demás. No voy a contar todo pero si subes la fuerza, aumentará tu poder de ataque y una carta que hacía 10 de daño aumentará a 12 por ejemplo. ¡O más! Del mismo modo, te pueden debilitar y esa misma carta hará solo 6 de daño… ¡o menos! Una cosa que me ha gustado es cómo han conseguido implementar los estados. Si estás confuso, el coste de energía de cada carta variará. Si por el contrario te hacen una herida, esta será una carta que no podrás usar pero que, cuando descartes al final del turno te quitará vida.

Me encanta que algo que sobre el papel suena enrevesadísimo (no ayuda que yo me explique fatal), en la práctica sea pan comido y que en apenas un par de partidas se pueda tener dominado. Ahora bien, como suele pasar en estos juegos, la aleatoriedad hace que muchas veces la suerte juegue un papel fundamental a la hora de progresar adecuadamente. Hay una carta que otorga 30 puntos de bloqueo, por ejemplo. Imagina que consigues esa carta, llegas al jefe de turno y ves que te va a meter un ataque de 25 puntos que es una barbaridad. Pues como no tengas esa carta, o varias de bloqueo, date por perdido. Es muy normal que te salga una mano con todo ataque cuando lo que buscas es poder defender y viceversa.

Slay 6

No es que sea un gran problema, la verdad, pero alguna partida se me ha ido al traste porque no me salían bloqueos cuando los necesitaba. Es una sensación agridulce ver cómo te has trabajado tu mazo, elaborado tus estrategias y demás para que al final del día tengas mala suerte con las cartas y todo se hunda. También os digo que esas partidas te hacen aprender que hasta lo más inverosímil se puede dar y uno acaba guardándose, casi literalmente, varios ases bajo la manga. Pociones y artefactos ayudan mucho a la hora de aguantar un turno con una mala mano y no han sido pocas las veces que he salvado el culo gracias a una ayudita extra de última hora.

Lo que también me gusta de Slay the Spire es que incluye tres personajes, que son como tres builds distintas cuyos mazos se centran en estilos de juego diferentes. Es bueno probarlos todos y tratar de llegar al final con cada uno pero creo que esto ya es cuestión de gustos y uno se termina decantando por un personaje concreto.

Slay 8

Visualmente el juego es lo que es. Parece que es para móviles o tablets, y pienso que aunque encaja bien dentro de sus mecánicas y demás, podrían haber hecho algo más vistoso. Luego uno no se fija, es verdad, porque te centras en tu mazo y en los números pero resulta difícil que entre por los ojos. A mí en un primer momento me pareció un juego cutre que no merecía ni los 12€ del Monthly, como ya he dicho. Tras haber echado unas cuantas horas y haberme sorprendido para bien, no puedo sino recomendar encarecidamente que juguéis este juego. Está incluido en el Gamepass de Microsoft así que ese euro que cuesta el primer mes, es una buenísima inversión.

Recomendable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s