Especial Ciclo Lovecraft – The Sinking City

Los Mitos de Cthulhu son parte de la cultura popular. H. P. Lovecraft supo crear un terror que iba más allá del horror gótico que todavía lograba asustar a los lectores. Desde Bram Stoker a Mary Shelley pasando por las plumas de los siempre maravillosos y terroríficos Edgar Alan Poe y Gustavo Adolfo Bécquer, el horror literario tuvo la ocasión de cambiar para siempre cuando un joven escritor de Providence decidió mirar a las estrellas… y a las profundidades del mar.

Desde La Ludoteca quiero rendirle un sentido homenaje con este Ciclo Especial donde podremos sumergirnos en algunos de los juegos de los últimos años que han procurado recoger el espíritu de los Mitos para plasmarlo de manera más o menos acertada. También desgranaremos qué hace falta para lograr transmitir todas las pesadillas propias del horror cósmico. En la entrega anterior analicé Call of Cthulhu, de 2018. Y hoy toca hacer lo mismo con The Sinking City, algo así como su hermano bastardo. Y es que estos juegos comparten mucho más de lo que puede parecer. Tomad asiento cerca del fuego y refugiad vuestra mente de los horrores que habitan en el exterior.

Antes de empezar con el análisis, quiero expresar mi apoyo a Frogwares debido a la mala situación que están atravesando con este videojuego y la distribuidora, Nacon. Para los que no estéis al tanto os explico. A fecha de publicación de este análisis ha pasado lo siguiente: Nacon, que estaba experimentando un retraso en los pagos a Frogwares, adquirió un estudio que está trabajando en un título de corte lovecraftiano. Esto propició que desde Nacon exigiesenFrogwares el código fuente de The Sinking City. El problema reside en que Nacon no es la dueña de la propiedad intelectual y por tanto no puede exigir nada. Frogwares, descontenta con el trato que estaba recibiendo y, sobre todo porque no les correspondía hacerlo, se negaron tajantemente a ceder el fruto de su trabajo.

Nacon entonces decidió que no iba a seguir pagando a Frogwares las cantidades acordadas y que, según contrato, debían pagar tras el lanzamiento de The Sinking City. Hay litigios de por medio, fallos a favor de Frogwares… Y con toda su jeta morena, la distribuidora ha decidido retirar el juego de SteamEpic StoreGOG y me parece que de la PS Store, a lo que seguirá la retirada de la tienda de Microsoft. Actualmente el juego puede comprarse directamente al estudio desarrollador desde su web o bien desde la eShop en caso de tener una Nintendo Switch.


Análisis – The Sinking City

SinkinCityCover

Título: The Sinking City
Desarrollador: Frogwares
Plataforma: PC (versión analizada) ; PS4 ; Nintendo Switch ; Xbox One
Género: Acción ; Horror
Año de lanzamiento: 2019

Cuando en 2014 se anunció Call of CthulhuFrogwares había sido el estudio elegido por Focus Home Entertainment para desarrollar el título. Por razones que yo por lo menos no he logrado conocer, fueron apartados del proyecto siendo Cyanide Studios quienes completarían el trabajo. Sin embargo, ese tiempo que trabajaron bajo el paraguas de Focus Home no cayó en saco roto y la experiencia ganada fue utilizada para lanzar al mercado The Sinking City.

En esta ocasión nos ponemos en la piel de Charles W. Reed, un investigador privado y veterano de guerra que da con sus pies en la enigmática ciudad de Oakwood debido a unos extraños sueños que está sufriendo. Sin embargo, no es lo único raro que sucede aquí pues, como el propio título del juego da a entender, Oakwood se está hundiendo.

The Sinking City 1

Sobre esta premisa tan manida, sobre todo en lo que a historias de los Mitos se refiere, se construye una narrativa estable que se atreve a mezclar diferentes elementos que acaban encajando muy bien. Exploración, acción, investigación… Elementos todos ellos que caben esperar en un juego como este. El título se divide en casos, de manera muy similar a lo que ya vimos en los últimos juegos de Sherlock Holmes, a través de los cuales iremos ganando experiencia, obtendremos nuevas armas, trajes, y por supuesto iremos avanzando en la trama.

Como entenderéis la trama es algo que no voy a tratar en profundidad para no destripar. Es cierto que tampoco hay mucho que destripar. El papel que juegan los sueños en The Sinking City recuerdan irremediablemente a lo que se veía en el relato «La llamada de Cthulhu», y a muchos eso os bastará para saber cómo irá avanzando la narrativa. En el lado negativo de la balanza he de decir que no debéis esperar nada excesivamente terrorífico, ni una construcción de personajes para recordar. Aunque la historia juega un papel fundamental en el juego creo que en muchos puntos se cuenta y desarrolla de manera vaga.

The Sinking City 4

Un punto a favor de The Sinking City es la manera en que cambia el ritmo de la acción. Tendremos momentos en los que debemos patearnos la ciudad buscando pistas, interrogando testigos o simplemente explorando cada rincón para conseguir ciertos coleccionables; pero rápidamente veremos cómo cambia de tercio para dar paso a la acción. También habrá pequeños tramos más enfocados en la propia historia sin florituras.

El juego, aunque es divertido, cojea mucho en las partes de acción. Se siente tosco, lento y difícil. No hablo de una dificultad que se sienta, por decirlo de algún modo, buscada. Hablo de una dificultad derivada de un control que deja mucho que desear. Es una auténtica lástima porque The Sinking City parece querer esforzarse en ofrecer una auténtica experiencia 100% Lovecraft… pero de manera perezosa.

The Sinking City 10

Usar el término «perezoso» no es algo  con lo que  me sienta cómodo, pero creo que no hay mayor manera de expresarlo. La estructura de las misiones es tan repetitiva (ve a un sitio, interroga, busca pistas, ve a otro sitio, investiga, líate a tiros, sobrevive) que aunque al principio de la aventura no importa, los fallos del juego acaban pasando factura. Y acaba volviéndose, como digo, repetitivo. No hay diferentes formas de reconstruir las escenas del crimen, por ejemplo. Y es algo heredado de los juegos de Sherlock Holmes.

Tampoco veo un esfuerzo por buscar momentos que transmitan miedo. La tensión que se vive la primera vez que entramos en una zona hostil desaparece cuando volvemos a entrar a una zona igual por segunda o tercera vez. Eso si no pasa algo peor: Que la tensión que deba generar el encontrarnos en un lugar maldito y plagado de criaturas de pesadilla se vea sustituida por la tensión que genera un control que lastra enormemente el combate, como ya he dicho.

Visualmente el juego no me ha parecido gran cosa, incluso diría que me ha parecido flojo. Edificios puestos malamente en las calles con puertas y ventanas cortadas por la propia acera; personajes, construcciones y demás que se repiten a lo largo y ancho del mapa de manera flagrante… Se nota vago, hecho con prisas, y es inevitable no salirse de la ambientación. Yo me he terminado acostumbrando a todo eso y he logrado disfrutar bastante de lo que ofrecía.

The Sinking City 8

Aun con todo esto, hay algo que me ha empujado a seguir jugando cada tarde a The Sinking City hasta que lo he acabado, siendo solo en la recta final que no aguantaba más y quería que ver el final. Con todas las cosas malas es un juego que me ha parecido muy muy divertido, con detalles como que no haya un mini mapa en el HUD, o un sencillo marcador en la brújula. Aquí toca patearse la ciudad con las indicaciones que nos den los diferentes personajes. ¿Que hay que ir a un almacén? Te dirán que está en el distrito X, en la calle Y. Entonces tocará abrir el mapa y buscar.

Aunque es un mero trámite, porque enseguida nos ubicaremos y solo nos llevará un minuto o dos dar con el sitio, es algo que se agradece porque refuerza el papel de investigador. Me habría gustado mucho encontrarme con cosas similares en muchos de los juegos de mundo abierto que me he pasado a lo largo de mi vida. Además la libertad que se nos ofrece con el mundo abierto que se ofrece a ser descubierto desde el principio, encaja a las mil maravillas con la parte de investigación. Si sumamos la posibilidad de resolver casos secundarios, nos encontraremos vagando con Oakwood durante horas sin avanzar apenas en la historia principal.

The Sinking City 6

The Sinking City sabe lo que tiene entre manos, sabe que los Mitos tienen un nicho concreto, y aunque conocen los clichés que siempre se encuentran en esta clase de títulos, de manera muy inteligente bebe de algunos ellos y descarta otros. Por ejemplo, no le importa tirar del recurso del investigador privado en horas bajas; sin embargo deja de lado la visión nihilista de que somos un pedazo de carne sin futuro incapaz de afrontar los males que nos acechan. Aquí te dan una Thompson y la posibilidad de liarte a tiros sin miramientos. Y eso es admirable. Quizás es por esto que The Sinking City acaba funcionando bien para adentrarse en este universo. No busca el perfil del jugador hardcore, pero tampoco el del jugador casual. Intenta alcanzar un equilibrio que, bajo mi punto de vista y pese al control (tercera vez que lo comento, lo sé), consigue.

The Sinking City 5

The Sinking City es un juego que demuestra la experiencia del estudio en títulos donde la investigación juega un papel fundamental, siendo ahí donde todo brilla con luz propia. Si además te gustan los Mitos o quieres iniciarte en esta clase de historias, estoy convencido de que te va a encantar pese a los fallos que presenta. Frogwares por su parte, tiene todavía mucho que hacer para mejorar, de cara a una nueva entrega, si la situación con Nacon se lo permite. Yo por mi parte seguiré de cerca, como en los últimos años, la trayectoria de Frogwares.

7/10

Un comentario sobre "Especial Ciclo Lovecraft – The Sinking City"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s