Especial Ciclo Lovecraft – Bloodborne

Bienvenidos a esta nueva entrega del Ciclo Lovecraft. Sé que en un primer momento había dicho que hablaría de Conarium pero es que no recordaba que había hablado de él en el análisis que le dediqué hace unos cuantos meses. Debido a esto, he decidido hablar de uno de los mejores juegos de la generación, uno de esos títulos que inevitablemente dejan huella en todos los que se proponen realizar el viaje que proponen.

Bloodborne es uno de los videojuegos que mejor sabe recoger la esencia de los Mitos de Cthulhu. No solo por la manera en que la música, los escenarios y los enemigos se fusionan, sino por mucho mucho más. Bloodborne es un auténtico trabajo de investigación acerca del Terror. Con mayúsculas. Desde el Drácula de Bram Stoker a las leyendas europeas sobre los licántropos, pasando por ese algo mayor, innombrable y que convierte en todo lo demás en una pequeña mota sin importancia en medio del Cosmos.


Bloodborne cover

Análisis – Bloodborne

Título: Bloodborne
Desarrollador: From Software ; JapanStudio
Plataforma: PS4
Género: RPG de Acción ; Horror
Año de lanzamiento: 2015

La primera vez que vi Bloodborne fue en un tráiler donde se veía a tres cazadores luchando contra el Padre Gascoigne, el segundo jefazo del juego (o el primero, dependiendo del orden que llevas). Como he dicho antes, la música, el diseño y todo lo demás estaban perfectamente sincronizados en un baile frenético, maravilloso y a la vez aterrador. Poco sabía entonces lo que iba a disfrutar de este juego. Poco sabía lo que me deparaban las oscuras y decadentes calles de la ciudad de Yharnam.

Como todo juego de From Software, el punto de partida de la narrativa en Bloodborne está bastante claro. La ciudad de Yharnam vive asolada por una plaga de bestias que atacan a sus habitantes. Nosotros encarnamos a uno de los cazadores que, cada equis tiempo, se adentra en las calles de la ciudad para limpiarla de esas bestias.

Bloodborne1

Lo que más llama la atención cuando emprendemos esa noche de cacería es que aquí no hay escudos, no hay combates lentos y medidos donde debamos estar atentos al movimiento del enemigo para poder bloquear sus ataques más potentes mientras esperamos el momento oportuno para asestarle el golpe de gracia. En Blooborne nos toca enfrentarnos a bestias salvajes, casi se podría decir que movidas por la locura y el frenesí. Es por tanto inevitable que las bases sobre las que se asentaban los títulos de From Software se vean totalmente revisadas y reformadas.

Aun así, y con la velocidad de respuesta tan alta que exige el juego, una vez logramos hacernos a esta dinámica, nos encontraremos con un sistema de combate fluido que nos obliga a ser rápidos. Cualquier fallo conlleva un riesgo de muerte que ya es alto de por sí. Morir, como se no se siente injusto en casi ninguna situación.

Bloodborne3

Cabe destacar que el hecho de no ser injusto no significa que no sea exigente. Porque lo es. Incluso diría que en ciertos momentos puede ser frustrante. Todavía resuenan en mi mente los cerca del medio centenar de intentos que me llevó acabar con el Mártir Logarius; o la veintena que tardé en matar al Huérfano de Kos. Bloodborne toma, por tanto, las bases de su obra más conocida y le hace un lavado de cara a sus mecánicas que, básicamente y tras el primer enfrentamiento, gritan: «Esto no es lo que conoces».

Cada apartado en Bloodborne se siente parte de una unidad que discurre en armonía. Todo da la sensación de servir a algo mayor que la propia obra. Algo que cuando empezamos a jugar no somos capaces de ver ni comprender. La música, la ambientación, los enemigos a los que tendremos que dar caza, el diseño de los escenarios… Sientes la atención por el detalle de una manera enfermiza y contagiosa. Al final uno mismo acaba buscando, ansiando, esos detalles y mirando en cada rincón del mapa e incluso cada extremidad de cada enemigo.

Bloodborne4

Pero, ¿qué representa este juego dentro del marco de los MItos de Chulhu? Para poder explicarlo me gustaría contar algo que un viejo amigo opina sobre Tarantino. Mi buen Quique me dijo hace muchos años, y con mucho acierto, que cada película de Tarantino era como un doctorado que hacía en un género narrativo concreto: El western en el caso de Django, el género Pulp en Pulp Fiction, el Blaxploitation en Jackie Brown, etc. Uno puede estar o no de acuerdo con esta forma de ver la obra de Quentin Tarantino pero lo que me parece innegable es que estamos ante el mismo ejercicio en Bloodborne. Y lo hace de manera magistral.

Bloodborne5

Poco puedo decir sobre esto que no dijera hace ya muchos años el fantástico youtuber Scanliner en su miniserie sobre el juego: Bloodborne: Lo visible y Bloodborne: Lo invisible. Pero creo que puedo aportar lo suficiente en este análisis como para que merezca la pena escribirlo y leerlo. Es una de las maravillas de esta obra: Cinco años después de su lanzamiento, uno puede seguir aportando información y sacando nuevas lecturas.

Como iba diciendo, Bloodborne es una clase de historia del terror totalmente interactiva. De este modo, empezamos en la base del género: El miedo a las bestias, a los monstruos. Es sobre esta base tan primitiva que empieza a construirse la historia. Desde ese mismo principio se nos presenta un mundo onírico con tanta o más importancia que el propio mundo de la vigilia. Se trata un pequeño adelanto sobre los horrores que terminaremos encontrando, pero por ahora volvamos a las bestias.

Bloodborne2

Nuestro personaje acude a la ciudad de Yharnam a recibir una transfusión de sangre y así acabar «despertando» en una noche de cacería. En ella, los habitantes salen a la caza de esas bestias que acechan la ciudad. Poco a poco vamos haciéndonos a la temática gótica del titulo, siempre sintiendo que hay cosas que no terminan de encajar. Como en una pesadilla. Ese miedo ancestral; paleolítico incluso, a los monstruos, poco a poco va dejando espacio para otra clase de miedos. En el Castillo olvidado de Cainhurst tocará enfrentarnos a parte de ese miedo a lo paranormal, a lo místico, como también nos tocará hacerlo al enfrentarnos, por ejemplo, a las Brujas de Hemwick.

Este tipo de terror apenas tiene presencia en Bloodborne, porque enseguida se ve eclipsado por algo mayor y más terrorífico. Los enemigos que antes recordaban a hombres lobo y demás criaturas de aspecto animal, poco a poco van dando a paso a seres que desafían las leyes de la propia naturaleza. Seres que, cuando vi por primera vez, me dejaron totalmente desconcertado. Sentía que nada de eso encajaba. Ese primer encontronazo se daba ni más ni menos que en la Universidad de Byrgenwerth. Un lugar pequeño pero que sirve de antesala de todo lo que es Bloodborne. Es ahí donde vemos a los conocidos como zombies Mi-Go y al Ciempiés Celestial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A partir de ahí se nos descubre una realidad que hasta entonces permanecía oculta: Nos descubren a Los Grandes y con ellos, el Horror Cósmico. El último eslabón en la cadena del miedo. ¿Por qué los Mitos funcionan mejor en Bloodborne que en The Sinking City o Call of Cthulhu? Porque en estos últimos, el terror cósmico funciona como reclamo: El jugador sabe lo que va a terminar viendo. Quien empiece Bloodborne sin saber nada de su historia, formará parte de ella de manera orgánica. Irá de la mano junto al personaje, y vivirá en primera mano esa misma sensación que sienten los protagonistas de los Mitos. Esa sensación de estar viendo ante ti algo que no tiene cabida en el universo conocido.

Ludwig
Ludwig

El Horror Cósmico toma como base una serie de acontecimientos y criaturas que desafían por completo las leyes naturales, que ponen a prueba la consistencia del universo donde se desarrollan; y si tú, como lector o jugador, conoces esa cara oculta, asimilas las características de los Mitos como inherentes al mundo en donde se desarrollan. Y es por eso que Bloodborne, sin barras de locura, sin ponerte en la piel de un investigador privado, sin nombrar a Cthulhu o Yog-Sothoth… Funciona como máximo exponente de la narrativa Lovecraftiana. Porque entiende que tú, como espectador, no vas a volverte loco como suele suceder en esta clase de historias. Pero sí puedes compartir con los personajes el asombro y la sensación de descubrimiento.

El mundo de los sueños guarda un papel importante en Bloodborne. Primero porque no terminan nunca de aclarar qué es realqué no lo es. Segundo, porque tal y como ocurre en las obras de H. P. Lovecraft, el plano onírico es parte fundamental de ese terror omnipresente que lo envuelve todo. Al fin y al cabo, como ocurre con el espacio exterior o las profundidades del océano, los sueños son una parte desconocida y en ocasiones aterradora de nuestra realidad. Siendo, además, la más intimista.

En lo demás, reconozco que estamos ante una obra que sabe tomar las cosas de Dark Souls que funcionan y gustan: El diseño de niveles totalmente intrincado que nos abre atajos, nos conecta zonas y nos permite recorrernos el juego entero de principio a fin tantas veces como queramos; las estadísticas de personaje, que aquí varían al no incluirse la magia (pero sí lo arcano); y también esa manera de contar historias tan propia a base de la investigación de campo.

Bloodborne6

Si me lo permitís, debo decir que Bloodborne está en la cúspide de las obras maestras —e imprescindibles— del catálogo de PlayStation 4. De cara al futuro yo no espero una segunda entrega, por mucho que me duela. Estamos ante una obra redonda, perfecta. Un título autoconclusivo que no precisa de más historia ni profundidad, pese a que podría expandirse. Sé que muchos no estaréis de acuerdo pero simplemente no quiero que lo que es y representa, se vea manchado por una obra de menor acabado. También he de reconocer que Bloodborne es, por todo lo que he explicado aquí, por todo lo que se puede leer en los foros de Redit y otras webs, por lo que explica Scanliner en los vídeos que he enlazado antes… El mejor juego de From Software. Y eso, queridos lectores, son palabras mayores.

10/10

Seal of Approval 2020

Los antiguos cazadores

No quiero irme de aquí sin realizar un pequeño apunte, a modo de recordatorio. A día de hoy el juego se vende en su versión completa: Esto quiere decir que viene con la expansión Los Antiguos Cazadores. No dudéis en jugarla porque además de aportar un buen puñado de horas extra a la aventura, contiene varios de los jefes finales más desafiantes de Bloodborne, como es el caso de Ludwig, cuya foto está unos párrafos más arriba; Lawrence o Lady Maria.

OldHunters

Un comentario sobre "Especial Ciclo Lovecraft – Bloodborne"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s