GTA III: Me lo he vuelto a pasar y os lo cuento

Título: Grand Theft Auto III
Desarrollador: Rockstar North ; Rockstar Vienna (versión Xbox)
Plataforma: PC (versión analizada) ; PlayStation 2 ; PlayStation 3 ; PlayStation 4 ; Xbox
Género: Acción; Conducción ; Mundo abierto
Años de lanzamiento: 2001 (PS2) ; 2002 (PC) ; 2003 (Xbox) ; 2012 (PS3) ; 2015 (PS4)

Hablar de lo que significa Grand Theft Auto para la industria es como hablar de lo que Star Wars significa para el celuloide. Más o menos. Me gustaría poder hablar de toda la historia que hay detrás de la saga pero entonces me quedaría una entrada excesivamente larga. Por eso voy a haceros un resumen: Los dos primeros GTA gozaron de una enorme popularidad entre los usuarios de PC y PlayStation, estuvieron cargados de polémica, eran divertidísimos y entonces en el año 2000 salió la PlayStation 2 y con ella, el título que lo cambiaría todo. Para siempre.

GTA III ha supuesto uno de los mayores saltos generacionales, y dentro de una saga, que haya conocido. La libertad de acción que permitía era abismal. Sí, en Driver 2 ya habíamos podido disfrutar de eso de pasearnos por una ciudad a pie, pudiendo bajar del coche y demás. Pero es que GTA III estaba tan lejos en cuanto a calidad de ese juegazo que todo lo que diga ahora se queda corto. Sin embargo el tiempo pasa, y con los años vinieron más entregas: Vice City, San Andreas, GTA IV, los episodios de Liberty City y, finalmente, GTA V. Pero, ¿cómo es volver al juego que presentó la serie tal y como la conocemos hoy día? ¿Qué tal ha aguantado los casi veinte años que tiene ya a sus espaldas? Pasen y vean, damas y caballeros.

Claude Speed: El carismático antihéroe mudo que protagoniza GTA 3.

Todo empieza con un robo al banco de Liberty City. Un robo que acaba mal para uno de los delincuentes: Claude Speed, quien gracias a un golpe de suerte logra huir de la justicia para terminar trabajando para una de las mafias de la ciudad: Los Leone. A partir de aquí empezaremos una serie de misiones que nos irán mandando los diferentes jefes de las mafias de la ciudad.

Antes de entrar en detalles me gustaría hablar de por qué las capturas que acompañan el análisis se ven tan bien. Si decidís rememorar esta obra en PC, ya sea a través de Steam o porque tenéis el juego en formato físico, os recomiendo encarecidamente que uséis esta guía para instalar una serie de mods y mejoras que adaptarán a las nuevas resoluciones el HUD, el menú y facilitarán mucho la experiencia. Los pasos a seguir para instalar los mods están en inglés, pero si necesitáis ayuda ponedlo en los comentarios y os ayudo.

La aventura comienza en la famosa Portland, una de las tres islas en las que se divide la ciudad.

Una cosa que me ha llamado la atención al rejugar GTA III es su trama. Recordaba algo más complejo. No me malinterpretéis: El juego tiene sus traiciones y movidas. De hecho es una suerte de Juego de Tronos con mafias. Pero la narrativa del juego deja mucho que desear, sobre todo en los primeros compases donde no termina de arrancar la historia. Nuestra misión es, por cierto, encontrar a Catalina: Nuestra novia y quien nos ha traicionado en el robo al banco.

Las misiones generalmente pasan por matar a alguien, recoger droga, etc. Vamos, lo que viene siendo lo normal en la serie. Pero sin florituras. Misiones de «alto presupuesto» como los robos de GTA V quedan todavía muy lejos. También queda lejos el enorme elenco móvil que pueblan Los Santos en dicha entrega. Aquí los coches son bastante repetitivos, sobre todo cuando no hemos desbloqueado Staunton Island y Shoreside Vale.

Salvatore Leone, saliendo del club de Luigi

Las posibilidades de Liberty City van más allá de hacer de recadero para jefes criminales. Tenemos misiones de taxista, de bombero, de policía… Hay coleccionables en forma de fajos de droga, listas de vehículos que podemos completar si queremos, y más. Muchas de estas actividades, necesarias para completar el juego al 100% reportan sustanciosos beneficios. Por ejemplo, encontrar los 100 paquetes ocultos nos desbloqueará las armas del juego en nuestros pisos francos, mientras que completar cien «carreras» como taxista nos desbloqueará uno de los mejores coches del juego y sin duda uno de los más raros: El Borgnine.

El mítico Borgnine, desbloqueable al completar cien viajes como taxista.

El control clásico del GTA III, el que encontramos si no metemos ninguna modificación, se siente tosco y arcaico. Sobre todo al volante. El no poder girar la cámara con libertad es algo que se echa en falta y complica las cosas. Esto, sin embargo, se puede cambiar con la guía que he colgado antes. Lo que no cambia es el gunplay. Madre mía, si es que ha envejecido fatal. En consolas me parece que tiene apuntado automático pero en PC el apuntado es manual y es puro cáncer. Al final tienes que saber a lo que vas para que no te destrocen vivo.

No han sido pocas las misiones donde nada más bajarme del coche, todo confiado, he sido acribillado en cuestión de dos o tres segundos por cuatro o cinco colombianos o matones de la mafia italiana. En lo que a dificultad se refiere, creo que en el infierno hay un lugar especial para el psicópata que pensó en las misiones de Donald Love y en la de destruir unos puestecitos de café por todo Liberty City en ocho minutos. Desde aquí mis peores deseos.

Aunque aquí se vean solo dos coches, los túneles de Liberty City son peores que los dela M-30 de Madrid. De verdad.

Por lo demás qué decir… Me lo he pasado en grande. No solo con las actividades secundarias, sino también con las propias misiones y las emisoras de radio. LIPS 106, CHATTERBOX y todas las demás. Mención especial a FLASHBACK FM y la fantástica Push it to the limit sacada de El precio del poder (Scarface). Este juego tiene una Banda Sonora absolutamente colosal, cuyo mayor problema es que se vio superada por la de GTA Vice City.

Aproveché para quitarme una espinita y recoger los 100 paquetes ocultos.

Resulta difícil puntuar a día de hoy un título como GTA III, porque sus carencias son más que evidentes. Sin embargo, estas carencias que han salido a la luz con el paso del tiempo no son culpa tanto del propio título como de la fantástica trayectoria que siguió Rockstar Games en años posteriores, dejando mastodontes de la industria como son Vice City, San Andreas, GTA IV y, cómo no, GTA V. Eso no hace más que afianzar esta tercera entrega como un verdadero clásico que llegará a la veintena como lo que es: Una joya de su generación. Un must have de la industria.

9/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s