Análisis – Obscure


Título:
 Obscure
Desarrollador: Hydravision
Plataforma: PC ; PlayStation 2 ; Xbox
Género: Survival Horror
Año de lanzamiento: 2004

El género del Survival Horror estaba viviendo una Edad de Oro en la sexta generación de consolas. Mientras que Resident Evil no terminaba de encontrarse a sí misma y daba tumbos aquí y allá con Code Veronica o los Outbreak, vimos un desfile de juegos que, en mayor o menor medida, supieron tomar el testigo y nutrir las consolas con mayor o menos calidad. Forbidden Siren, Project Zero, Eternal Darkness e incluso los mejores Silent Hill forman parte de esta generación. Entre tanto juego famoso se escondían títulos que, sin ser obras a la altura de los grandes, lograron hacerse un hueco en el corazón de los seguidores del género. Rule of Rose es un buen ejemplo de esto que cuento. En tierra de nadie se encuentra Obscure, pues sin ser tan de nicho como Rule of Rose, pasó de tapadillo en comparación con los otros que he nombrado. Y hoy toca hablar de él.

Es muy probable que lo conozcas, pero he conocido poca gente que se los haya pasado. Yo mismo anduve detrás de él durante muchos años. Y una vez que me hice con él, apenas lo jugué. Era una espinita que tenía clavada desde hacía mucho y qué queréis que os diga: Cuando los vi de oferta en Steam me tuve que hacer con ellos. Y sí, hablo en plural porque hay una segunda parte todavía menos conocida que la primera.

Cada personaje tiene sus propias habilidades.

Sin embargo, Obscure merece ser recordado y por varias cosas. Estamos ante un título que sabe tomar el sistema de combate de la serie Silent Hill para adaptarlo a un marco narrativo que no se esconde a la hora de imitar al cine slasher y de serie Z. No nos engañemos: Imitar no es la palabra. Porque Obscure es un homenaje a esos géneros sin llegar a tomárselos demasiado en serio. El resultado es maravilloso.

Pero, no es por esto por lo que el juego de Hydravision deba pasar a la Historia, sino por un añadido que en aquel momento supuso una vista al futuro muy acertada. En todo momento, el personaje que elijamos podrá ir acompañado de otro y, si jugamos solos, podremos cambiar entre ambos. Pero… ¿Y si queremos jugar con un amigo? Pues ahí está la magia. Obscure cuenta con un cooperativo local. Algo que no se vio en ningún juego. Y aunque los Outbreak exploraban la idea de un multijugador cooperativo, no supieron hacerlo correctamente. En Obscure sin embargo, la cosa cambia. Y fue uno de los puntos más positivos que recalcó la crítica en su día.

En todo momento nuestro protagonista irá acompañado de un amigo.

La acción toma lugar en el Instituto Leafmore, ubicado en la ciudad de Fallcreek, y empieza cuando un chico llamado Kenny Matthews encuentra a un compañero, Dan, encerrado en un sótano. Este estudiante muere y Kenny desaparece. A la mañana siguiente, la novia de Kenny, su hermana y un chico llamado Josh Carter, deciden quedarse en el colegio al anochecer para investigar. Y es que, ni la desaparición de Kenny ni la de Dan son las primeras.

A partir de aquí la cosa se irá ligeramente de madre: Experimentos secretos, mutaciones, profesores implicados, estudiantes siendo utilizados como conejillos de indias… Y cinco personajes dispuestos a llegar al final del asunto. Cada uno tiene su propia habilidad, pero está hecho de tal manera que ninguno es indispensable… Así que si uno de ellos muere, simplemente todo seguirá su curso. Mientras haya estudiantes con vida, podremos avanzar. Suena bien, y por una vez no hay ningún «pero». Escoge al que más te guste y evita que muera.

No me gusta destripar las historias como bien sabéis, y no haré una excepción con Obscure, pero tengo que reconocer que da el pego. Funciona. Y lo hace sin terminar de tomarse en serio a sí misma, algo que ayuda bastante. Ojo, no quiere decir que esté mal construida o que esté poco cuidada. De hecho es todo lo contrario.

Donde sí tengo algo que decir es en casi todo lo demás. No hay nada realmente negativo que pese sobre el juego más allá del paso del tiempo y la imposibilidad de jugarlo en formato panorámico. Pero hay pequeñas cosas que sí empañan la aventura. Por un lado, y para tratarse de un Survival Horror el juego presenta unos rompecabezas insultantemente fáciles así como material de sobra (armas, objetos curativos…) como para que podamos terminar la partida sin haber tenido que pararnos a pensar cómo administrar nuestro inventario.

En el sistema de combate también me he encontrado con fallas. No está desequilibrado ni es exageradamente difícil, pero sí es verdad que no está todo lo pulido que debería. Me ha dado la misma sensación que algún Silent Hill donde el combate cuerpo a cuerpo se siente tosco, lento y, en definitiva, poco útil. Aquí por suerte hay armas y munición de sobra si no hacemos muchas tonterías pero si nos pillan de improvisto y con un bate o algo así, es muy probable que estemos en problemas antes de lo que imaginamos.

Una mecánica que me ha gustado mucho y que también me ha parecido adelantada a su tiempo (corregidme si me equivoco por favor) es la de la luz. Los enemigos temen la luz, razón por la cual nos dejarán destapar ciertas ventanas en algunas habitaciones (sobre todo al principio que todavía hay algo de luz del día) para inflingir daño extra; pero sobre todo es la razón por la que tendremos en todo momento una linterna. Si habéis disfrutado de Alan Wake encontraréis en Obscure algo muy similar aunque ciertamente más primitivo. ¡Saber usar la linterna es vital para poder sobrevivir! También debo mencionar que podremos combinar ciertos objetos para poder tener armas más poderosas. ¿No os suena esto también?

Las estancias están llenas de detalles.

Volviendo a la mecánica estrella de Obscure, tengo que reconocer que hay cosas que no me terminan de convencer. Ciertamente disponer de cinco personajes hacen que el juego sea más divertido sobre el papel, pero realmente aporta muy muy poco a la hora de la verdad. Es difícil que se nos muera alguien, y si ocurre podremos cargar partida. No hablemos ya de perder a los cinco. Y si ocurre no existe ningún tipo de penalización. No hay un Game Over como tal. Además las características de cada personaje apenas suponen una diferencia muy grande entre ellos por lo que no es que vayamos a echar de menos a ninguno. Yo por ejemplo me he pasado casi todo el juego con Josh y Stan (los de la captura de arriba).

También debo decir que el diseño de niveles, sobre todo artísticamente, pega una bajada de calidad brutal en la recta final. Mientras que las distintas salas del Instituto Leafmore son sobresalientes, llenas de detalles y objetos (casi todo en 3D por si fuera poco), una vez pasamos a las estancias más siniestras se nota todo más precipitado. No es lo único negativo en lo que al apartado artístico se refiere, y es que los enemigos son más bien escasos.

El juego cuenta con escenarios totalmente tridimensionales.

Que todo esto no os lleve a engaño: Obscure es un juego que a día de hoy tiene un encanto evidente, con sus luces y sus sombras pero que sabe atrapar, que es divertido y que te empuja a seguir adelante. Tiene una banda sonora llena de auténticas maravillas musicales, todo muy de la época, y unos efectos sonoros que en más de una ocasión lograrán ponernos en alerta. ¿Merece la pena volver a Obscure a día de hoy? Ciertamente hay juegos mejores que han salido en los últimos años pero eso no es motivo suficiente para dar de lado este juego. Y, sí te gusta el género y no lo has probado, no dudes ni por un instante en hacerte con él. Eso sí, te recomiendo que si puedes lo juegues en consolas o con un emulador. La versión de PC no está bien optimizada para equipos actuales y aunque es posible moverlo de manera decente, puede llevar más de un quebradero de cabeza.

7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s